Fundimos a negro


Después de un año y tres meses de actividad continuada, el equipo de Pensamiento Crítico ha decidido echar el cierre, apagar las cámaras. En julio del recién estrenado 2014 se cumplirían dos años del inicio de la gestación de un proyecto en el que hemos invertido toda nuestra creatividad, ilusión y trabajo, y que se plasmó en realidad el 25 de septiembre de 2012, conocido como el día en que los antidisturbios decidieron poner toda la carne en el asador y liarse a palos con todo individuo, objeto animado  o inanimado que se encontrase a menos de un kilómetro a la redonda del Congreso de los Diputados. Desde entonces, hemos intentado elaborar contenidos de todo tipo, ofrecer una alternativa a los medios imperantes, saciar una necesidad informativa que creemos sigue existiendo.

Hoy, 28 de marzo, damos por concluida esta etapa –está por ver si de forma definitiva- satisfechos por los aciertos, tomando nota de los errores… y desde luego, con ganas de hacer mucho más por contribuir al cambio social y político que necesita nuestro país. Con la voluntad de volver a prestar una plataforma como Pensamiento Crítico a quienes necesiten ser escuchados.

Conscientes de que no hemos caminado solos, queremos dar las gracias a quienes han opinado, compartido contenidos o aportado ideas para elaborar nuevos temas. A todos los que han sacado unos minutos para leer cualquiera de nuestras crónicas, reportajes o entrevistas. Queremos agradecer su ayuda a quienes han colaborado con nosotros en la realización de reportajes, en el uso de los recursos que ofrece la red, en quienes han compartido imágenes o informaciones; todas esas tareas necesarias para mantener a flote un proyecto así.

Ha sido un proyecto vibrante, con el que hemos aprendido y crecido, con el que hemos querido contribuir a la sociedad en la medida de nuestras posibilidades, aunque ahora no podamos seguir desempeñando esta labor. El equipo ha cambiado; la realidad profesional, económica o personal de cada uno de nosotros no es la misma que hace un año, seguimos distintos caminos.

Lo que no ha variado, insistimos, es nuestro interés por contribuir al cambio de una sociedad enferma y podrida que lo necesita; un objetivo al que no estamos dispuestos a renunciar. Desde Badajoz o Dublín, Madrid o Río de Janeiro, seguiremos aportando nuestro granito de arena con el periodismo, el cine, la ilustración o cualquier otra disciplina. Queda mucho camino por recorrer, pero seguimos teniendo las mismas ganas. Hasta la próxima. Gracias. Fundimos a negro.

Alejandro López de Miguel     @alopezdemiguel

Borja Pulido Romero         

Carmen Reja Guisado             Fanpage

José María Castaño                 @chemorcastako

María Canelas Guerro              @mara_c_g

Por su seguridad le estamos grabando; INDECT, los ojos y oídos de la UE

La Unión Europea ha desarrollado un sistema que puede monitorizar espacios públicos, anticiparse a la comisión de delitos y rastrear las redes en busca de indicios de criminalidad


A. Rosebud

27/03/2014

La Unión Europea lleva desde el pasado 2009 desarrollando el proyecto INDECT: una potente herramienta teóricamente en periodo de pruebas, capaz de monitorizar espacios públicos y preparada para rastrear la red de redes en busca del menor indicio de criminalidad.


A la derecha, primer logo de INDECT, que emula claramente un ojo. A la izquierda, la versión actual, más discreta.

INDECT ha generado mecanismos para luchar contra la pornografía infantil y otros comportamientos delictivos, pero también para rastrear determinadas informaciones por internet, y ha supuesto el desarrollo de sistemas capaces de anticipar teóricamente la comisión de delitos, en base al análisis de comportamientos en espacios públicos. Correr, gritar o sentarse en la vía pública son algunos de los comportamientos que llaman la atención del sistema, que pasa a ser supervisado por un ser humano, encargado de evaluar la situación y juzgar las posibles medidas a tomar (enviar a la Policía, buscar más información de quienes han alertado al sistema gracias al reconocimiento facial por sus datos biométricos, etc).

La Universidad Carlos III de Madrid es una de las 9 instituciones que participan en su desarrollo. Los mismos centros que teóricamente prueban INDECT, en zonas controladas y con el consentimiento de quienes se ven afectados por su funcionamiento. Sin embargo, ni los investigadores han querido hablar sobre este proyecto, ni los máximos coordinadores del mismo, en Polonia, han dado datos sobre dónde se prueba, o qué países pretenden implantarlo.

Tampoco está muy clara la función del llamado comité ético que debería supervisar INDECT, cuyas conclusiones no son de obligado cumplimiento para los desarrolladores del proyecto, ni son compartidas con la opinión pública. 

La misma opinión pública que desconoce en nuestro país la existencia de este proyecto. La prensa anglosajona dio la voz de alarma con el artículo más serio sobre la materia. La alemana vertió otras críticas junto a la francesa, alertando del peligro que suponía este mecanismo para la privacidad de los ciudadanos. Pero la española apenas se ha inmutado. Un artículo en El País, un reportaje en Cuarto Milenio -que no despejaba ninguna incógnita- y nada más. INDECT es un secreto, a pesar de estar publicados en internet varios dosieres al respecto: miles de páginas que divagan sobre aspectos teóricos y técnicos, cuando el foco de interés está en otro punto.

En el marco del programa de inversiones FP7 de la UE (2009-2013) hay una pequeña partida de poco más de 11 millones de euros destinada a INDECT. Pero también hay una parte de su desarrollo costeada por empresas privadas con intereses en el mundo de las telecomunicaciones. Y eso, por no hablar de la larga lista de proyectos incluidos en este marco de investigación: De INDECT a SAMURAI, decenas de los programas que figuran en la lista están directa o indirectamente relacionados con INDECT

INDECT, “Sistema inteligente de información que apoya la observación, búsqueda y detección para la seguridad de los ciudadanos en entorno urbano”,-según sus siglas- es solo la punta del iceberg, uno más de los programas relacionados con la biometría (estudio de métodos para el reconocimiento de humanos basado en rasgos físicos intrínsecos), o con el análisis de secuencias de vídeo, materias evidentemente relacionadas con INDECT, que pueden servir como pistas para conocer la dirección que seguirá la UE en los próximos años en lo que a seguridad y defensa se refiere. 

En un mundo en el que se conocen la existencia de la NSA, Echelon o el español Sitel, y en el que la lucha contra el crimen es en ocasiones utilizada como justificación para reducir paso a paso las libertades individuales, ¿cómo comprobar que la tecnología no se utiliza de manera contraria a la ética? ¿Cómo evitar que instituciones y empresas recolecten datos personales? ¿Cómo evitar que vulneren nuestra privacidad?.

Ésta es la página oficial de INDECT, donde es posible encontrar toda la información, excepto la obtenida durante nuestras entrevistas con los coordinadores del proyecto o la Comisión Europea. Según estos agentes, INDECT es  sólo eso: un proyecto. Aunque los países encargados de su desarrollo puedan seguir mejorándolo, implementándolo, instalándolo. Si algo hemos aprendido sobre las revelaciones de Edward Snowden, SITEL y otras herramientas con las que cuentan gobiernos y particulares, es que en estas materias, la realidad supera a la ficción. INDECT no es la excepción a la norma.


Un texto elaborado con las informaciones recopiladas por Chema Castaño, Borja Pulido, Carmen Reja, Sofía López y Mónica González.

El texto y las imágenes publicados pertenecen a la Revista Pensamiento Crítico, que autoriza su difusión siempre que se especifique la procedencia de estos contenidos. Fotografías y actualizaciones diarias en http://www.facebook.com/Rpensamientocritico

Por su seguridad le estamos grabando: los ojos y oídos de la UE

‘Minority Report’


Alejandro López de Miguel 

27/02/2014

La privacidad no existe, al menos no tal y como la concebimos.  Hace apenas nueve meses, los ciudadanos europeos reaccionaron con sorpresa y rabia ante las revelaciones del exagente de la CIA Edward Snowden: “Estados Unidos ha interceptado llamadas de millones de ciudadanos europeos”, “la Administración Obama espía incluso a sus aliados políticos” o “la NSA tiene pinchado el teléfono de la canciller Angela Merkel”, algunos de los titulares que obligaron a la UE a escenificar su enfado con EEUU y exigirle explicaciones. Aquí están las respuestas de una de las enviadas a Washington para aclarar si hubo o no escuchas, aunque más que respuestas, lo que la europarlamentaria Teresa Jiménez Becerril  aportó fue un estruendoso silencio. 

Como adelantaba Sitel lo sabe, un denso banco de niebla rodea todas las actividades de espionaje de cualquier país, especialmente en el caso de EEUU.  En lo que a escuchas y sistemas de observación y vigilancia se refiere, ciencia ficción y realidad se confunden, haciendo muy difícil distinguir las teorías conspiratorias y las ideas que podrían, pueden materializarse o ya se han visto plasmadas en las ciudades europeas.

Sirva como ejemplo el caso de la película Minority Report, ambientada en un hipotético 2054, e inspirada en un relato corto de Philip K. Dick. En la obra de Steven Spielberg el personaje interpretado por Tom Cruise pertenece a un equipo de policías capaces de prever la comisión de delitos usando la tecnología más puntera, para después juzgar a quienes teóricamente están a punto de cometer un homicidio. Dicho de otro modo: en base a los análisis de un ordenador son capaces de anticiparse al asesinato que podría –o no- tener lugar. Pueden acusar a cualquier ciudadano de asesinato, meterle entre rejas, aunque sus manos estén limpias de sangre. Aún cuando no hay cadáver.

En este sentido, la realidad no supera a la ficción, pero comienza a acercarse: Con los espacios públicos monitorizados 24 horas, estadios, aeropuertos, estaciones y administraciones controlados… ¿resulta descabellado pensar que las cámaras no son sólo testigos mudos de lo que pasa? ¿Parece difícil que sofisticados programas puedan identificarnos analizando nuestros datos biométricos? ¿Es imposible que estas cámaras reconozcan patrones de conducta que les alerten de la posible comisión de un delito? ¿Qué estas acciones atraigan la atención de un vigilante con acceso a todo tipo de datos sobre el posible futuro malhechor? ¿Y si existiese un potente espía electrónico capaz de mantener a raya a quienes distribuyen y consumen pornografía infantil, pero también preparado para interceptar las comunicaciones electrónicas de millones de ciudadanos? ¿Qué pasaría si quienes desarrollasen un sistema con todas estas capacidades tuviesen fuertes intereses en los sectores de protección de datos o comunicaciones? 

06/03/2014: más respuestas y nuevas preguntas 

Un texto elaborado con las informaciones recopiladas por Alejandro L. de Miguel, Chema Castaño, Borja Pulido, Carmen Reja, Sofía López y Mónica González.

Artículos relacionados

Sitel lo sabe


El texto y las imágenes publicados pertenecen a la Revista Pensamiento Crítico, que autoriza su difusión siempre que se especifique la procedencia de estos contenidos. Fotografías y actualizaciones diarias en http://www.facebook.com/Rpensamientocritico

‘Bocatas’ que dan vida

La ONG Bocatas nació hace 18 años en los bajos de Azca, cerca del Santiago Bernabéu, en manos de tres amigos que comenzaron el reparto de bocadillos y prendas de ropa a indigentes y drogodependientes. En la actualidad, el proyecto continúa en la Cañada Real, donde sigue haciendo falta esta ayuda.

Javier Cabedo Figueredo / @javicabedo                           

10/01/2014


Como todos los viernes, los miembros de Bocatas se reúnen en torno a las 20:30 en la iglesia de Santo Tomás Apóstol. El ambiente es acogedor; entre bromas y coloquios se preparan para salir hacia Valdemingómez, lugar en el que desde hace años ofrecen comida, ropa y compañía.

Todo comenzó casi dos décadas atrás, cuando tres amigos de la facultad comenzaron a repartir comida en la zona del estadio Santiago Bernabéu. La sopa la hacían sus madres, el pan era de la panadería del barrio y el embutido del supermercado de un amigo.

Conforme se consolidaba su labor este grupo de jóvenes fue ganando adeptos y se
trasladó al poblado de Las Barranquillas. Poco después, comenzaron a obtener comida del banco de alimentos y gracias a “un pellizco" de la lotería cambiaron la furgoneta que tenían por otra mayor, acorde a la demanda del nuevo destino. Y la historia sigue: tras varios años ayudando a los habitantes del poblado madrileño, los jóvenes volvieron a tomar el volante de su furgoneta para trasladarse a su destino actual: la Cañada Real, Valdemingómez.

Al llegar, el lugar te golpea, especialmente si ha llovido. El barro, los charcos y el frío se suman a la oscuridad de la noche. El asfalto deja paso a los caminos de tierra y las farolas a la luz de las hogueras, en un lugar donde el alumbrado público no llega.

El reparto se lleva a cabo en la entrada del poblado, alejado del núcleo de casas, pero lo suficientemente cerca para que acudan andando las personas a quienes destinan su labor. Junto a la furgoneta en la que portan los alimentos colocan un mostrador. Para mitigar el efecto de la lluvia extienden una carpa. Un par de palets sirven de leña para hacer una hoguera que da luz y calor: los ingredientes básicos para crear un punto de reunión en el que entablar una conversación. Un leve olor a madera quemada impregna el lugar, mezclándose con el de la comida que los voluntarios preparan en un pequeño hornillo.

En unos instantes comienzan a llegar los drogodependientes en busca de arroz, harina, huevos y algo de ropa. La distribución es continua y se realiza en una fila ordenada. El agradecimiento de quienes reciben ayuda es evidente, en un clima sin prejuicios donde cualquiera que necesite ayuda es bienvenido.

A menudo algunos de los drogodependientes se sorprenden de que les den algo sin esperar nada a cambio, y la ausencia de intereses materiales y el afecto pululan por el entorno transformando el paisaje árido en un lugar agradable que les sirve de cobijo, y en ocasiones se convierte incluso en un fortín en el que atrincherarse para salir de la adicción.

“He vuelto a cogerle el gusto a la vida tras 10 años en la droga”

La humanidad y la empatía con quienes sufren por su dependencia de las drogas están muy presentes. El propósito es crear, mediante la compañía y el diálogo, una amistad que ayude a cubrir el vacío que generan estas sustancias.

De hecho, a lo largo de los 6 años de trabajo de Bocatas en la Cañada, varias personas han logrado abandonar la droga, gracias en parte a la ayuda y al apoyo de la organización. Uno de ellos es Jesús Gómez -conocido como Sandokan- que ha logrado reinsertarse completamente en la sociedad. "Gracias a Bocatas he vuelto a cogerle gusto a la vida, he vuelto a empezar a vivir". Tras 10 años en la droga ha conseguido abandonar la adicción y empezar de cero. Hoy,  Gómez trabaja en un despacho de abogados y colabora activamente con la ONG que tanto le ha ayudado. "Es muy importante la compañía, más que la comida porque hace que te sientas persona. El éxito está en que van más allá de dar comida o ropa: buscan el lazo de amistad sin pedir nada a cambio, y esa generosidad se contagia". No obstante, la labor de Bocatas no pretende reinsertar a los drogadictos eso -como dicen los propios voluntarios- es un milagro. El objetivo es hacer todo lo posible para ayudar a sobrellevar la situación traumática en la que se encuentran.


En palabras de Sandokan "es muy difícil salir de la droga porque para conseguirlo hay que tocar fondo, y es muy difícil saber levantarse. Lo más importante es abandonar el pesimismo y aferrarte a tus amigos y a la gente que te quiere y llenar con actividades sanas el vacío de la droga, y en eso Bocatas ayuda muchísimo. Siempre que la sociedad vea que quieres salir, te ayudará"

Por otro lado, en muchas ocasiones la experiencia de acudir cada viernes para colaborar repartiendo alimentos y ropa se convierte en una parte fundamental de la vida de los voluntarios, y encuentran en este ejercicio una necesidad.

Como cuenta Jesús -apodado Chules-, uno de los fundadores, "te sirve de terapia a ti mismo porque te ayuda a relativizar los problemas y ves como algo banal las preocupaciones del día a día porque te das cuenta de que en realidad lo tienes todo". Explica que todas las actividades que llevan a cabo se hacen sin subvenciones ni préstamos: "El principio elemental es educar en la gratuidad, que es una experiencia maravillosa"

En conclusión: el activo no es tanto la comida, sino establecer un vínculo de amistad con un núcleo social aislado. El proyecto no aspira a erradicar la droga, pretende poner un granito de arena y tratar de escuchar a gente que se encuentra en situaciones desestructuradas. Como el cuento del pequeño colibrí, que mientras los elefantes y rinocerontes huían de la selva en llamas, se dirigió al río y cogió una gota en su pico; cuando le preguntaron si pretendía apagar el incendio con una gota contestó: “Yo voy a hacer mi parte.”


El texto y las imágenes publicados pertenecen a la Revista Pensamiento Crítico, que autoriza su difusión siempre que se especifique la procedencia de estos contenidos. Fotografías y actualizaciones diarias en http://www.facebook.com/Rpensamientocritico
                                                                                                                                                         

Vídeo-crónica #RodeaElCongreso 14-12-13 Madrid

Chema Castaño Risco y Alejandro López de Miguel


15/12/2013

Resumen de la protesta Rodea el Congreso -donde se registraron graves enfrentamientos entre algunos manifestantes y la Policía- convocada por la Coordinadora 25S ayer, 14 de Diciembre, como repulsa al proyecto de Ley de Seguridad Ciudadana, más conocida como "ley mordaza" . La protesta, pacífica en su convocatoria, se saldó con cuantiosos daños materiales y destacados disturbios que dejaron varios heridos y detenidos.




El texto y las imágenes publicados pertenecen a la Revista Pensamiento Crítico, que autoriza su difusión siempre que se especifique la procedencia de estos contenidos. Fotografías y actualizaciones diarias en http://www.facebook.com/Rpensamientocritico

Pan para hoy

Chema Castaño Risco

Número 30 - 03/12/2013
A punto de entrar en el católico periodo de Pascua, paradigma por excelencia de la sociedad de consumo, tratamos un tema que guarda relación con la estacional solidaridad navideña promulgada moralistamente por el sistema capitalista imperante; la ayuda a los más necesitados.

Es muy común en esta festividad que la gente -especialmente sensible a los mensajes que aparecen camuflados en productos audiovisuales, publicidad y demás herramientas de adoctrinamiento social y fomento del consumo-, colabore en campañas o acciones de ayuda a los más necesitados. Pero en un país en el que más del 28% de la población sobrepasa el umbral de la pobreza severa o está en riesgo de exclusión social, estas ayudas de temporada se convierten en un hecho anecdótico.

Por suerte, existen organizaciones, entidades -públicas y privadas-, así como ciudadanos anónimos que durante todo el año practican una labor solidaria, sin ánimo de lucro, como defensores en distintas causas. En Pensamiento Crítico nos hemos interesado por destacar la labor de los comedores sociales de nuestro país, que dan acogida a miles de personas que no tienen capacidad económica para alimentarse de forma adecuada.

La coyuntura económica española de los últimos años ha motivado un aumento en el número de usuarios que demandan acceso a estos centros de ayuda. Las plazas disponibles en estos comedores resultan insuficientes para alimentar a todas las personas que no pueden mantenerse con su renta, en caso de tenerla. Los pensionistas, los inmigrantes en situación irregular, y muchas familias que pertenecían a la lastimada clase media son algunos de los estratos de la sociedad que recurren a estos servicios, tras sufrir el empobrecimiento derivado de los recortes y de las funestas políticas sociales aplicadas por los últimos Gobiernos.

Aunque históricamente la mayoría de los comedores sociales tenían vínculos con la Iglesia, en la actualidad esta tendencia ha cambiado; existen muchas sedes -ONGs, centros públicos, organizaciones de voluntariado- que, con una naturaleza laica, desarrollan su función de beneficencia social sin atender a posturas confesionales. Incluso, instituciones que antes pertenecían a la Iglesia, como es el caso del comedor de la Hermandad del Refugio y Piedad de Madrid, Asociación Civil Privada que acabó siendo confesionalmente católica pero independiente en aspectos legales.

En la actualidad, centros privados gestionados por distintas organizaciones absorben el flujo de personas con dificultades que acuden a los servicios sociales estatales -incapaces de absorber la demanda de acceso a sus comedores sociales-. Por ello, a lo largo de todo el año estos comedores conjugan, de la manera más eficiente posible, la financiación que les llega a través de ayudas estatales y de las aportaciones de benefactores anónimos. También reciben productos de los bancos de alimentos o de empresas alimentarias que destinan parte de su producción a estos fines solidarios.

De cualquiera de las formas, la ayuda a personas desfavorecidas por medio de estas asociaciones -libres de lucro- es una actividad muy necesaria en la época que vivimos. Sin la labor de los voluntarios que colaboran desinteresadamente en estas organizaciones y los bienhechores que las subvencionan con sus donativos sería imposible ayudar a las miles de personas que, cada vez más, se ven obligadas a pedir comida.

¿Para colaborar con alguno de estos comedores? Basta con ponerse en contacto con alguno de los que  existen en cualquier ciudad. Aunque tan solo sea por Navidad.




El texto y las imágenes publicados pertenecen a la Revista Pensamiento Crítico, que autoriza su difusión siempre que se especifique la procedencia de estos contenidos. Fotografías y actualizaciones diarias en http://www.facebook.com/Rpensamientocritico

El gordo

Carmen Reja Guisado

Número 30 - 02/12/2013


El texto y las imágenes publicados pertenecen a la Revista Pensamiento Crítico, que autoriza su difusión siempre que se especifique la procedencia de estos contenidos. Fotografías y actualizaciones diarias en http://www.facebook.com/Rpensamientocritico