¿Quién protege a los ciudadanos?



25 de Octubre de 2012


Hay quien nace con estrella, pero también hay quien nace estrellado. El pasado jueves 18 de octubre, el director general de la Policía, el señor Ignacio Cosidó, presentó una de las últimas iniciativas del Gobierno de Mariano Rajoy: la prohibición de tomar imágenes de los agentes de los Cuerpos de Seguridad del Estado mientras estén ejerciendo sus funciones.


Según Cosidó, el propósito de esta nueva “medida” no es otro que impedir la difusión en Internet y en las redes sociales de ciertas imágenes que podrían poner en riesgo la integridad de los agentes y vulnerar su derecho a la intimidad y a su propia imagen.


De acuerdo, todo agente del Cuerpo Nacional de Policía tiene, como cualquier hijo de vecino, derecho a la intimidad. Sin embargo, pretender censurar la toma y la reproducción de imágenes, sonidos o datos de las fuerzas de seguridad en el ejercicio de sus funciones siempre que puedan “poner en peligro su vida” o “ en riesgo la operación que están desarrollando” es acotar muy por encima los límites de esta nueva medida, que ya ha recibido  las críticas de numerosos periodistas, juristas, partidos de la oposición y varias asociaciones.


Tampoco parece casual el que se plantee esta iniciativa poco más de tres semanas después de la vergonzosa actuación de varios agentes (y manifestantes) durante las protestas del 25 de septiembre.  Probablemente, la realidad es que el dolor de cabeza que estos hechos han causado al Gobierno le han llevado a tomar la decisión de cortar por lo sano (algo que se le da bastante bien), imponiendo nuevos límites a la libertad de expresión e información recogida en la Constitución.


El derecho de difundir información veraz por cualquier medio es precisamente uno de los pilares de este texto, y acotarlo supone vulnerar de manera clara y evidente el dictado de la Carta Magna.


El respeto a la intimidad o la prudencia deben ser tenidos en cuenta, y pueden actuar como límites de la libertad de expresión en ciertas ocasiones, pero la censura no es asumible en un marco democrático. Ni se debe tolerar que determinados individuos o colectivos cercenen la libertad informativa con acciones violentas (léase viñetas sobre Mahoma), ni es de recibo que los poderes que supuestamente deben velar por el bienestar de los ciudadanos despedacen sus derechos más básicos.


La realidad es que la mayor parte de los agentes policiales no deberían temer la publicación de determinadas imágenes, porque no suelen vulnerar los límites éticos y legales que han jurado respetar. No, esta medida más bien podría servir para escudar al resto, a quienes abusan de su posición, a quienes se niegan a identificarse después de golpear a ciudadanos inocentes.


Imponer esta censura podría disuadir a miles de personas de su intención de acudir a las protestas, además de garantizar la impunidad de quienes abusan de su posición de poder. Si ya resulta una ardua tarea retener el cuasi ilegible y minúsculo número de identificación de los agentes, (y esto siempre y cuando decidan lucirlo), ¿cómo vigilar el cumplimiento de la ley por parte de todos cuando algunos no pueden ser fotografiados ni pueden quedar sus acciones plasmadas en vídeos y archivos sonoros como sí les ocurre al resto de ciudadanos?


Esta censura, que de ser aprobada supondría un claro retroceso en los derechos ciudadanos, podría servir para proteger a los agentes de la Policía que deciden tomarse la justicia por su mano. Sin embargo, aún queda una incógnita por resolver en esta ecuación: si los informadores tienen las manos atadas y los que abusan tienen carta blanca, ¿quiénes protegen los ciudadanos?



El texto y las imágenes incluidas en este Blog pertenecen a la Revista Pensamiento Crítico, que autoriza su difusión siempre que se especifique la procedencia de estos contenidos. Fotografías y actualizaciones diarias en http://www.facebook.com/pensamieto.critico.92

1 comentario:

  1. Hoy por la mañana he visto una entrevista a Cristina Cifuentes en el programa ¨Al Rojo Vivo¨ de La Sexta. En dicha entrevista, asegura que el la vicepresidenta del Gobierno negó que el PP se plantee cambiar este asunto... pero no he oido ninguna declaración de Soraya Saenz de Santamaría al respecto... ¿podéis investigarlo?

    Psdt: Buen trabajo, como siempre XD

    ResponderEliminar