180 trabajadores del Hospital Puerta de Hierro podrían perder su puesto de trabajo

Alejandro López de Miguel

03 de Diciembre de 2012


Los trabajadores no sanitarios del Hospital Puerta de Hierro de Majadahonda podrían ser los primeros afectados por la reestructuración del sistema de salud que está llevando a cabo la Consejería de Sanidad, dirigida por Javier Fernández-Lasquetty. Según han comunicado a este medio algunos de los empleados de este centro y un representante del sindicato CGT, 180 trabajadores interinos dedicados a las tareas no sanitarias (celadores, personal de administración o de limpieza) podrían perder sus puestos de trabajo, y cerca de 220 empleados fijos del mismo sector deberían acogerse a un traslado forzoso.

Después de un encierro de 26 días, así luce el salón de actos del Hospital Puerta de Hierro

“En la mesa sectorial de sanidad presidida por  Armando Resino están todos los sindicatos más votados. El nuestro no tiene esa presencia, pero sí están CSIT-UP, SATSE, USAE, Comisiones Obreras  y UGT.  Resino ha anunciado que no va a respetar el acuerdo aprobado cuando se efectúo el traslado del antiguo hospital al nuevo Puerta de Hierro (marzo del año 2008), que garantizaba dos convocatorias para opositar dirigidas al personal interino. Dice que no los va a respetar, que 180 personas van a ir a la calle, y  aproximadamente 220 trabajadores fijos no sanitarios se verán afectados por el traslado obligatorio”, asegura Raúl Soto, de CGT.

“Falta el dinero. Si falta dinero en los presupuestos, es porque lo han recortado, y ese dinero corresponde a las nóminas de cientos de personas. Los primeros serán interinos no sanitarios, como pasa aquí. Somos los primeros en salir, pero después vendrán los demás. Si aparece el dinero reconoceremos que nos hemos confundido, pero como no hay presupuesto para nosotros, entendemos que perderemos nuestro puesto de trabajo. Este plan se lo comunicó Lasquetty a todos los gerentes de los hospitales y a la mesa sectorial, y ellos son los que nos han dicho que falta dinero en los presupuestos, que no cuentan con nosotros”, apunta Luciano, uno de los trabajadores del hospital que podría verse afectado por esta medida.

El documento al que hace mención el representante sindical es el acuerdo recogido en la reunión del 5 de diciembre de 2007 ante la Comisión de Ordenación del Proceso de Traslado, incluido junto al acuerdo del 15 de noviembre de ese mismo año en la Resolución del 12 de marzo de 2008, que regulaba el proceso de traslado para el personal no sanitario, y que reproducimos a continuación.


Los trabajadores interinos (no sanitarios) del centro, que no han tenido derecho a opositar, a pesar de que el documento les concede dos oportunidades para asegurarse su plaza, denuncian haber sido engañados, ya  que no se han cumplido las condiciones que firmaron a la hora de trasladarse al nuevo Puerta de Hierro, hace hoy poco más de cuatro años y medio.

Los Jefes de Servicio y de Unidad del Hospital también han mostrado su apoyo a los trabajadores afectados por estas medidas, y han pedido a la Consejería de Sanidad que “cumpla con el acuerdo al que se comprometió con los trabajadores a través de sus representantes sindicales”.

“Entendemos que jurídicamente esto es ilegal, porque los contratos sólo se pueden rescindir por dos motivos: incorporación del titular o amortización de la plaza. La incorporación del titular no se puede producir, porque no hay oposiciones, y  la amortización es imposible porque aquí están externalizados los servicios”, apunta  Soto.

Los trabajadores y los sindicatos de este centro hospitalario esperan recibir la confirmación de la pérdida de sus puestos de trabajo el próximo día cinco de diciembre,  cuando el  Ejecutivo de González previsiblemente publicará la Ley de Acompañamiento de los Presupuestos de  la Comunidad de Madrid.

Salón de actos del Hospital Puerta de Hierro
“Ahí es donde meten todo lo que no les interesa discutir en el Parlamento de Madrid”, añade Soto.  Sin embargo, los trabajadores consideran innecesaria esta confirmación, que certificará los despidos de casi dos centenares de empleados, ya anticipada por el Director General de Recursos Humanos del Servicio Madrileño de Salud, Armando Resino Sabater.

El recorte de un 7% en el presupuesto de Sanidad, la implantación de la tasa de un euro por receta, la privatización de seis hospitales y el resto de medidas adoptadas por el Gobierno de Ignacio González han generado importantes reacciones: los encierros en centros sanitarios, las convocatorias para “abrazar” los hospitales y las dos “Mareas Blancas” que ya han recorrido el centro de la capital son el fruto del esfuerzo de todos los grupos presentes en la mesa sectorial, de los trabajadores y de los ciudadanos, que se muestran contrarios a las nuevas políticas del Gobierno autonómico.

26 días después de que comenzara el encierro en el salón de actos del Hospital Puerta de Hierro, sus trabajadores se muestran decididos a luchar por sus puestos de trabajo y a reivindicar la importancia de una sanidad pública.

“En este hospital contamos con algunos TIGAS (equivalente en el sistema privado a los celadores de la sanidad pública). Los pobres están puteados al máximo. ¿Tú crees que un celador puede llevar dos y tres plantas o dos y tres módulos?  Apenas puedes verlos corriendo de un lado para otro, pero no pueden hacer un trabajo en condiciones”, asegura Angélica, celadora de 54 años que podría verse afectada por los recortes de personal.

“Todos dicen que la sanidad no es rentable, pero todos quieren meterse en el negocio, por algo será”, afirma. “O somos tontos, o algo nos está pasando. Ahora contamos con un impreso en el que pedimos un referéndum, para ver si verdaderamente los españoles somos tontos o podemos espabilarnos y pedir algo. Lo que no es normal es que nos estén pisando, y nos van a seguir pisando hasta el cuello. ¿Y nuestros hijos qué? Tengo un chaval con 24 años que no encuentra trabajo, le estoy manteniendo yo; ahora, que me manden a mí al paro. Tengo una hipoteca. Me veo en la puñetera calle porque no puedo pagar una hipoteca, o en mi puñetera casa hasta que aguante, pero no encontraré un trabajo porque tengo más de 54 años. ¿Y nos seguimos aguantando?  Me parece fuerte lo que está pasando, y nadie se molesta... Habrá que luchar, salir a la calle…tiros no, porque no soy una criminal, pero debemos decirle cuatro cosas a los responsables de esta situación, obligarles a que nos escuche. Lo que no podemos hacer es quedarnos callados y permitir que nos quiten todo”.



El texto y las imágenes incluidas en este Blog pertenecen a la Revista Pensamiento Crítico, que autoriza su difusión siempre que se especifique la procedencia de estos contenidos. Fotografías y actualizaciones diarias en http://www.facebook.com/Rpensamientocritico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario