Las armas matan


20/12/2012

Algunos lectores pensarán que el título de este editorial es inapropiado, flojo o descaradamente simple, pero la concreción de esta frase es exactamente lo que buscamos para exponer un hecho absolutamente irrebatible: las armas matan.

La muerte de veintisiete personas (entre ellos, veinte niños) en la escuela de Sandy Hook en Newton, del estado de Connecticut, es mucho más que la macabra obra de un asesino cobarde y sin escrúpulos, y no puede decirse que sea un hecho sin precedentes en los Estados Unidos.

Minutos después de que Adam Lanza, de veinte años de edad, irrumpiese en el colegio portando cuatro armas de fuego y disparando contra todo ser vivo allí presente, para después quitarse la vida antes de ser detenido, el espectáculo mediático ya había comenzado. Hoy, casi una semana después de lo ocurrido, fotografías y titulares de la mayor parte de los grandes medios del mundo occidental ofrecen nuevos datos y enfoques, pero también recogen las palabras del presidente Barack Obama, que ha anunciado que utilizará “todo el poder” del que dispone en su cargo para cambiar las cosas, y es exactamente lo que debe hacer. “Ninguna ley puede eliminar el mal del mundo ni prevenir todo acto de violencia sin sentido en nuestra sociedad. Pero eso no puede ser una excusa para no hacer nada”, afirmó Obama el pasado dieciséis de diciembre en un discurso televisado.
El presidente y líder demócrata no se enfrenta a una tarea sencilla: implantar mayores controles legales y establecer algunas prohibiciones en esta materia puede ser tremendamente complicado, teniendo en cuenta el rechazo de estas medidas por parte de asociaciones y partidos políticos poderosos, y la desorbitada cantidad de dinero que la industria armamentística factura cada año en los Estados Unidos (las verdaderas razones por las que se permite esta “orgía armamentística”).

Del otro lado, la Asociación Nacional de Rifle, (NRA) se ha mantenido en un prudente silencio hasta el pasado miércoles diecinueve, cuando  aseguró "estar preparada para ofrecer una colaboración significativa"  para que hechos como los que tuvieron lugar el catorce de noviembre "nunca vuelvan a ocurrir".  Mientras tanto, los padres y madres norteamericanos intentan volver a la rutina, recuperar la tranquilidad cada vez que llevan a sus hijos a la escuela, o simplemente cuando cruzan la calle con ellos en el país con el mayor ratio de armas por habitante del mundo (y creciendo).

El horrible episodio que ha tenido lugar en este colegio norteamericano no debe morir en los titulares ni en las páginas de los periódicos, sino que tiene que ser un potente estímulo para que ciudadanos y políticos impulsen una reforma que el sentido común pide desde hace tiempo, para que por fin se limiten y controlen el uso y la tenencia de armas de fuego.
Del mismo modo, parece claramente necesaria una mayor inversión en materias como la educación y la atención psicológica de niños y adolescentes, algo que podría haber servido para prevenir algunos de los episodios más funestos de la historia reciente de los Estados Unidos.

Es bastante lógico: si no hay armas, no puede haber homicidios con armas de fuego (dos de cada tres en EEUU), y si los niños y jóvenes con problemas reciben toda la asistencia que el Estado pueda proporcionarles, es mucho más difícil que decidan acabar con sus vidas y con la de quienes, sin comerlo ni beberlo, se ven convertidos en víctimas de sus horribles crímenes.

 “Ninguna ley puede eliminar el mal del mundo ni prevenir todo acto de violencia sin sentido en nuestra sociedad”, de acuerdo. Sin embargo, tampoco es lógico que los intereses económicos de determinados lobbys, camuflados y empaquetados con argumentos populistas, primen sobre el interés general, sobre el derecho de los ciudadanos a salir a la calle con la certeza de que están mínimamente seguros, protegidos, y de que ningún perturbado puede elegir sus cuerpos para hacer prácticas de tiro. 



El texto y las imágenes incluidas en este Blog pertenecen a la Revista Pensamiento Crítico, que autoriza su difusión siempre que se especifique la procedencia de estos contenidos. Fotografías y actualizaciones diarias en http://www.facebook.com/Rpensamientocritico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario