El silencio del número 70 de la calle Ferraz


05 de Noviembre de 2012

Los ciudadanos que transitan por las calles cercanas al núcleo de la capital suelen estar acostumbrados al ruido y a las prisas, a la confusión y al bullicio, a menudo habituales  en estas vías.

Desde hace algún tiempo, sin embargo, quienes atraviesan la madrileña calle Ferraz pueden percibir claros indicios de vida en cafeterías, bares y negocios de todo tipo (que aguantan como pueden el efecto de la crisis), pero el ruido desaparece al llegar a la altura del número 70. En su ausencia, apenas sí se percibe el sonido lejano de un respirador,  que proporciona soporte vital al segundo partido político más poderoso de nuestro país.

El batacazo en las elecciones catalanas es el último error incluido en una larga lista que no ha dejado de crecer desde que el Partido Socialista perdió las elecciones generales del pasado  año. O quizás, desde que mostró su estrategia para afrontar el desafío de las urnas. Incluso, para los más críticos, esta kilométrica lista pudo empezar a escribirse cuando el ex presidente Zapatero decidió menospreciar la influencia de la crisis económica, hace más de cuatro años.

Parece claro que no  tiene ningún sentido seguir mentando al fantasma de ZP, o a la “herencia recibida”, pero cualquier ciudadano con dos dedos de frente es consciente del deterioro del Partido Socialista Español. Mientras el Gobierno de Mariano Rajoy despedaza el sistema sanitario, recorta en educación y mantiene los privilegios de las élites económicas (e incluso permite que otros los amplíen, léase Eurovegas), el PSOE asiste impasible a la destrucción del sistema que tantos años ha costado edificar.

Torpe, sordo, ciego y mudo. Para muchos españoles el  principal partido de la Oposición (dirigido por un líder capaz, pero completamente calcinado por su permanencia en la primera línea de la política durante muchos, muchos años), vive, o más  bien sobrevive, de las rentas; criticando a media voz las medidas de un Gobierno frente a las que no cuenta (o peor aún, cuenta, pero no las explica a los ciudadanos) con alternativas sólidas.

Pronunciar federalismo es fácil, denunciar el recorte de derechos entrecortadamente es sencillo, pero resulta decepcionante que la mayor formación de izquierdas de nuestro país no sea capaz de ir más allá, de aportar algo más que  críticas al contrario, de exaltar el Felipismo para intentar captar el entusiasmo de sus votantes, para “revivirlos”.

Se equivocan los dirigentes del Partido Socialista: quienes deben revivir no son los ciudadanos españoles, que se concentran cada vez con mayor frecuencia en las calles para reclamar que cese el recorte de sus derechos, pero que seguirían sin confiar en el PSOE si mañana se convocasen unas elecciones generales, tal y como confirman las encuestas. No.  A pesar de todo, los españoles siguen vivos, y  quien debe despertar del coma no es otro que  el Partido Socialista, les guste o no oírlo.

El pasado domingo 2 de diciembre, la periodista Lucía Méndez publicó en la versión digital del diario El Mundo un artículo titulado: “Rajoy no se ve tan mal”. Aunque a priori, esta frase puede hacer que muchos se lleven las manos a la cabeza, en vista del crecimiento experimentado por el Partido Popular en las elecciones catalanas (a pesar de sus duros recortes), y según donde pongamos el punto de mira, puede ser comprensible que alguien afirme que “Rajoy no se ve tan mal”. O al menos, comparado con el Partido Socialista, que se mantiene débilmente conectado al respirador, esperando a que un milagro devuelva la ilusión a sus votantes, libere sus filas de presuntos corruptos y llene sus carpetas de documentos cargados de propuestas para frenar de una vez la destrucción de empleo y de derechos que los españoles están sufriendo desde que comenzó la crisis económica.



El texto y las imágenes incluidas en este Blog pertenecen a la Revista Pensamiento Crítico, que autoriza su difusión siempre que se especifique la procedencia de estos contenidos. Fotografías y actualizaciones diarias en http://www.facebook.com/Rpensamientocritico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario