Pluralismo minoritario

Ana Terroso Conejero

25/01/2013

En el clima de preocupación y descontento en el que nuestro país se encuentra sumergido hoy, la población ha ido derivando su desasosiego hacia los partidos políticos. Según los últimos datos del Centro de Investigaciones Sociológicas (CSIC), los políticos se sitúan en el tercer puesto en la lista de las mayores preocupaciones de la ciudadanía (30,2%), precedidos sólo por el paro (80,6%) y la situación económica (40,2%).

La definición del sistema de partidos políticos en España se distribuye en:

  • La izquierda comunista y eurocomunista (PCE / IU).
  • El centro izquierda (PSOE).
  • El centro político (en sus inicios UCD, actualmente representado por UpyD).
  • La derecha (PP).
  • Nacionalismos periféricos de derechas (PNV).
  • Nacionalismos periféricos de izquierdas (EA, BNG, …).
  • Tanto la ultraderecha como la ultraizquierda apenas tienen representación.

El primer partido legalizado por la democracia fue Falange Española de las JONS, el partido único de la dictadura franquista, el 4 de Octubre de 1976.

Por su parte, los partidos que hoy dirigen el país fueron regularizados con su inscripción en el Ministerio del Interior en 1977 (PSOE, Convergencia Democrática de Catalunya, Unió Democrática de Catalunya, Partido Nacionalista Vasco, PCE y PP).

El descontento social lleva a la población a generar “ruido” de una manera u otra. Vivimos momentos en los que las manifestaciones están a la orden del día, habiendo registrado un total de de 36.000 concentraciones de protesta a lo largo del año 2012. Otra de las maneras de organizar a la población bajo los mismos ideales u objetivos, es la de crear nuevas coaliciones  políticas, tarea que no resulta nada sencilla pero que ha llevado a la movilización de las minorías españolas.

El aumento desmedido de nuevas agrupaciones políticas hizo que, en enero de 2011,se modificara la Ley Orgánica de Régimen Electoral General (LOREG), en concreto, el artículo 169.3. En dicho artículo se exige el 0,1% de firmas del censo para concurrir a las elecciones generales, si los partidos no tienen representación en el Congreso o el Senado. En definitiva, para que un partido extraparlamentario pueda presentarse a las elecciones necesita conseguir 40.000 firmas en un plazo estipulado de 20 días, es decir: unas 2.000 rúbricas diarias.

Como consecuencia de la modificación de esta ley, muchas personas y partidos políticos minoritarios, plantean la dificultad de alcanzar el verdadero pluralismo político en nuestro país. De ahí las incesantes protestas por parte de estos partidos, y de la población en general.

Remontándonos al mes de agosto del año 2010, el Ministerio del Interior contabilizó en el Registro de Partidos Políticos 3.414 nuevas formaciones. Sin embargo, si consultamos este registro en la actualidad, podríamos llegar hasta los 4.000 partidos de nueva creación, en parte, todo hay que decirlo, gracias a la Ley 21/1976 de Asociaciones Políticas que legalizaba las distintas formaciones, aprobada en enero de 2010.

A continuación, desarrollaremos algunas de las ideas clave en las que se sustentan estas formaciones, legalizadas desde que comenzara la crisis en nuestro país.

Participación Ciudadana del Pueblo (PCDP), se define como una formación de ámbito nacional (120 militantes) y de centro. Formada por exmilitantes de otros partidos políticos, este grupo  comenzó presentándose a las elecciones municipales de la localidad alicantina de Villena.

Izquierda Nacional (IN), Partido Agrario Español, Partido Laborista o Partido Social Regionalista. La mayoría de estas formaciones tienen sedes en pequeñas localidades en todo el país, con el objetivo de conseguir representantes en sus ayuntamientos. Algunas denominaciones curiosas: Unidos por Chiclana, Vecinos Emperador.

El Partido de Internet, registrado en enero de 2010, tiene 75 militantes y alrededor de 1000 simpatizantes. Se define como una formación cívico-política para regenerar la democracia mediante el voto electrónico.

Partido de la Libertad Individual (P-LIB), partido libertario basado en la filosofía liberal clásica. Constituido en Julio de 2009. Defiende la soberanía del individuo y su libertad en todos los aspectos de la vida. Consiguió concurrir a las elecciones generales de 2011 en las circunscripciones de Madrid y Zaragoza.

Unión Progreso y Democracia (UPyD), se define ideológicamente como no nacionalista, transversal, laico, progresista y defensor de un modelo federalista en España y Europa. Fue inscrito en el Registro de Partidos del Ministerio de Interior en Septiembre de 2007, antes del estallido de la crisis económica, pero su número de votantes se disparó en las últimas elecciones generales (2011), por lo que hoy cuenta con un grupo parlamentario propio en el Congreso de los Diputados.

Partido X, o el Partido del Futuro, apareció públicamente a comienzos de 2013. Se presentó por Internet a través de su cuenta de Twitter. Sus componentes son afines al movimiento 15-M y a los movimientos de la cultura y software libres. Pretenden recurrir a las iniciativas legislativas populares, y abogan por la participación ciudadana directa, con Internet como herramienta.

También podemos encontrar partidos minoritarios que han superado todas las barreras electorales, como es el caso de la Candidatura dÚnitat Popular (CUP), un partido independentista. En la misma línea encontramos ANOVA-EU en la comunidad gallega. Nombrar también, a España 2000, partido político de extrema derecha que consiguió cinco ediles en diferentes localidades, en las elecciones municipales de 2011.

Entre las 492 formaciones políticas que se inscribieron en el Registro de Partidos Políticos del Ministerio del Interior, entre 2011 y 2012, hay partidos tan peculiares como el de Comerciantes Ambulantes y Minorías Étnicas (CAME), en León, con el objetivo de defender a las minorías, y formado por personas de etnia gitana y otros ciudadanos no nacidos en nuestro país. También debemos destacar el Partido Democrático de Pensionistas Español Católico Abulense, o el partido Reforma del Estado de Nostradamus, en Murcia.

Por si solos, estos partidos apenas han captado el interés de una pequeña parte del espectro político, pero el mero hecho de que tantas y tan distintas formaciones políticas surjan a esta velocidad, puede significar un cambio de mentalidad en nuestro país, y sentar las bases para que España abandone progresivamente la senda del bipartidismo, en aras de lograr una verdadera pluralidad política.


El texto y las imágenes publicados pertenecen a la Revista Pensamiento Crítico, que autoriza su difusión siempre que se especifique la procedencia de estos contenidos. Fotografías y actualizaciones diarias en http://www.facebook.com/Rpensamientocritico.

1 comentario:

  1. Gracias por este trabajo tam bien realizado y documentado, sigue asi de bien Ana, nosotros los lectores te lo agradecemos....

    ResponderEliminar