Queremos respuestas


24/01/2013

Por sorprendente que pueda parecer a cualquier ciudadano que no acostumbre a sacar entradas para el Circo Político Español, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, compareció ayer en el Congreso para aclarar si el ex tesorero y ex senador del PP, Luís Bárcenas, pudo acogerse a la amnistía fiscal aprobada por el Ejecutivo de Mariano Rajoy hace casi un año, eludiendo proporcionar una respuesta medianamente sólida.

En lugar de responder a este interrogante, el ministro Montoro ha sacado pecho por los resultados de lo que él denomina regularización fiscal (la que ejecutó el PSOE en 1991 sí merece ser llamada amnistía fiscal, en su opinión). En 2012, esta medida recaudó 1.200 millones de euros, lo que no deja de ser una cantidad “modesta” frente a los 2.500 que el Gobierno planeaba ingresar, o a los 40.000 millones de euros que, según el ministro, han aflorado gracias a esta “regularización”.

El resto es historia. O mejor, propaganda. “Lo que degrada la clase política es la calidad de los debates”, aseguraba ayer el titular  de Hacienda, que dedicó todas sus intervenciones, en las tres horas y cuarto de comparecencia, a esquivar las preguntas de los grupos políticos presentes. “La regularización no encubre el delito cometido”,  afirmó Montoro en otra de sus perlas informativas,  que sin embargo, no es tan sorprendente como la pronunciada casi al final de su intervención, cuando por fin se atrevió a abordar el verdadero propósito de esta comparecencia: “En la lista no aparece”, declaró.

Como si esa respuesta estuviese a la altura de las preguntas formuladas, el ministro zanjó el asunto con un simple “en la lista no aparece”. ¿Recurrió Bárcenas a la amnistía? Si así fue, ¿cuál fue el importe declarado? Si no accedió a la misma, ¿solicitó al menos acogerse a este mecanismo? Ni una sola respuesta, solo repeticiones, propaganda, bombas de humo, y todo bien sazonado por una dosis importante de cinismo.

“Bárcenas no forma parte del partido desde 2009,  por algo será”, sentenció Montoro. Evidentemente, debe haber una explicación para la salida del ex senador del PP, como también la habrá para que Bárcenas contase hasta hace apenas una semana con una secretaria, un despacho y un coche oficial, y es exactamente eso lo que los ciudadanos y el resto de las fuerzas políticas piden: explicaciones, respuestas.

Desde que el diario El Mundo publicase, hace cerca de una semana, que algunos miembros de cúpula del PP  presuntamente habrían cobrado sobresueldos en dinero negro durante veinte años, desde el instante en que se supo que el ex tesorero ocultaba más de veinte millones de euros en una cuenta a su nombre en Suiza, los líderes del Partido Popular se han apresurado a tomar la palabra, regalando todo tipo de frases, acusaciones y consignas. Todo menos respuestas.

Del “no me consta” al “habrá consecuencias”, pasando por el “no figura en la lista” , todo dentro de una especie de patético juego del escondite con la verdad,  un insulto a los españoles que sufren la situación que ustedes no son capaces de resolver. Ellos son los más altos representantes del Gobierno, del partido con más peso en nuestro país, y se atreven a recurrir al “no me consta”, al “no figura en la lista”, al “no está en el partido”.

Es fácil pedir responsabilidad a los demás, echar la culpa a los medios de comunicación, distraer la atención con lo que ocurre en Cataluña (qué socorrido resulta para algunos el nacionalismo catalán), pero ustedes no pueden permitirse este juego. Ustedes no son ciudadanos normales y corrientes, “inocentes”. Son el ministro de Hacienda, de Economía, la secretaria general del partido más poderoso del país, el presidente del Gobierno. Ustedes tienen la información, saben lo que había en ese despacho, saben la verdad sobre esos hipotéticos sobres. Ustedes no pueden lavarse las manos, porque tienen las respuestas, y si quieren ser siquiera merecedores de sus cargos, tendrán que compartirlas, asumiendo de paso todas las consecuencias.


El texto y las imágenes publicados pertenecen a la Revista Pensamiento Crítico, que autoriza su difusión siempre que se especifique la procedencia de estos contenidos. Fotografías y actualizaciones diarias en http://www.facebook.com/Rpensamientocritico. 

1 comentario:

  1. Cada dia lo tengo mas claro, es todo un montaje organacizado por el PP ahora el gobierno, para devolverle a Barcenas y de paso pagarle sus fabores que ha hecho para poner al PP en el gobierno. su partido le esta preparando las leyes para que Barcenas salga de rositas, es todo una estafa basada en una trama de estado. Todo legal, estos simberguenzas no se cortan para nada, tendrian que ser destituidos todos por que aparte de engañar al pueblo español, nos estan estafando y preparando sus negocios a costa de privatizar los servicios sociales para ellos montar sus empresas. Cuando dejen el gobierno a los españoles no nos quedara otra que seguir pagando sus grandes contratos que se estan haciendo para sus empresas, en todos los sectores importantes,LADRONES DE GUANTE BLANCO.

    ResponderEliminar