De ilustración y otros derroteros

Carmen Reja Guisado

07/02/2013

Están en todos los lugares. Allá donde miremos. Forman parte de nuestro entorno, y se mimetizan con la rutina de cualquier viandante. Duermen en los libros, las revistas, los fanzines, que de tanta popularidad vuelven a gozar. Nos referimos a las imágenes que hacen más sencilla la comprensión de los textos. Hablamos de las ilustraciones.

Según la definición de la Real Academia de la Lengua, ilustración es la estampa, grabado o dibujo que adorna o documenta un libro. No solo comulga con los escritos de nuestro quehacer diario, sino que es protagonista en encuentros, salones y diversos acontecimientos culturales.

La variopinta utilidad en el mundo del arte de esta disciplina ha cubierto de gloria a grandes artistas gráficos como Jules Cherét , Toulouse- Lautrec o Picasso. Pero, la ausencia de mujeres artistas en museos o en la historia del arte puede llevar a equívocos, o no dotar de merecido reconocimiento a aquellas que también dedicaron su vida a plasmar luz, color o sentimiento sobre cualquier tipo soporte.

No es cuestión de criticar la forma en la que la historia del arte ha sido y es narrada. Desde Pensamiento Crítico queremos rendir homenaje a todas aquellas artistas que creyeron en un sueño y lucharon por él. Para ello, hemos hablado con Andrea Rabat Zapico (Asturias, 1984), cuya obra ha sido seleccionada para ser exhibida en la Sala Borrón de Oviedo en la temporada 2013.

Imagen cedida por la artista
Licenciada en Bellas artes por la Universidad de Salamanca, donde tuvo la oportunidad de coquetear con disciplinas como el grabado, la fotografía, la escultura o la ilustración, esta asturiana comenzó a forjar su identidad pictórica con la realización del díptico Patio de Luces, presentado en el Premio de San Marcos (2004).

La frescura en su trabajo esconde tras de sí un entramado nostálgico que se manifiesta mediante el bordado y otras  técnicas (pictóricas). Así, la utilización de sábanas es para Andrea lo que el lienzo es para el pintor, y están ligadas a su vez a los recuerdos que van formando la vida de las personas (de nuestra artista en concreto). Recuerdos íntimos, que van tomando forma con el uso del hilo como conductor, y terminan materializándose en un soporte físico.

Máquina de coser, hilo e impresiones digitales son suficientes para crear espacios mágicos llenos de color que sumergen al espectador en otra esfera. Una esfera que se torna límpida con un estilo naif, impregnado con ciertas dosis de estética pop: “La esencia es mantener visible tres tipos de memoria fotográfica, de formas de recordar: las que se refieren a las relaciones con la gente, las colectivas y las interpretadas”, explica.

Porque en el arte, hay dos tipos de artistas: los que ven y los que sienten. En el caso de Rabat, su preocupación gira en torno a la desaparición del álbum cotidiano como referente a la memoria tangible, “la selección de recuerdos de momentos y gente importante que intervienen en el forjado de ideas y experiencias y, con menos insistencia, el cambio compositivo de la imagen-retrato contemporánea”, añade.

Pensamiento Crítico: Como artista de nuestro siglo ¿qué  le preocupa? ¿De qué forma su trabajo se ve relacionado o es cómplice con esa "preocupación"? 

R: El desarrollo para mí está en la iniciativa personal, en la búsqueda de información, en tu creatividad e interpretación, y en la manera de plasmar esa autorespuesta  en un medio material o digital. La preocupación mayor, que creo que es común a cualquier persona que ejerza una profesión vocacional, es dejar de continuarla por fuerzas mayores, cuidar de una familia durante 24 horas, una enfermedad...El dinero es una fuente importante para ayudar a emerger lo que haces con buena difusión, búsqueda de información, tiempo, aunque no es el todo, no es el encargado del desarrollo creativo.

PC: ¿De qué forma colaboran las nuevas tecnologías en la realización de su trabajo?

R: En lo que a tecnología se refiere, utilizo el ordenador como herramienta de trabajo para la búsqueda de información, ejecución del trabajo escrito, uso de programas de imagen, y plataforma para ver y ser vista mediante internet. Es completamente indispensable .Después vendría la máquina de coser, no es tecnología  punta, pero…


Imagen cedida por la artista
PC: ¿Qué significa ser mujer y artista en el siglo XXI?

R: Creo que el s. XXI es bastante femenino, en comparación  con algunos de los anteriores. Dejando un pelín apartado el disputado tema de género o las reivindicaciones feministas (que sin ellas no estaríamos hablando de esto ), ya hay cabida para el arte hecho por mujeres, aceptado, entendido, institucionalizado… Creo que el público no está pensando ya en las artes menores,  son referentes de relevancia. Están  en museos,  tenemos grandes figuras en el mundo de la crítica y el análisis, se ocupan lugares de prestigio…Personalmente, no he percibido ningún tipo de infravaloración ni de discriminación positiva para hacer exposiciones que tenga que tener en cuenta como mujer, aunque si he visto beneficio en personas de distinto sexo donde se demostró cierto interés, sin haber visto siquiera la obra.

PC: ¿Qué apoyos son necesarios para hacer emerger el  trabajo de un artista dentro de nuestro país? ¿Hay complicaciones?

R: España, por lo que voy descubriendo, tiene muchas convocatorias y fondos destinados a la producción artística. Naturalmente, hay muchas que han desaparecido en estos dos últimos años, pero todos los días salen (aunque también hay que decir que las cantidades destinadas a premios han descendido una burrada).Hasta hace poco,  empezaban a aparecer másteres, se ha considerado una rama de investigación  (hasta hace unos años eran programas piloto). Hay muchos centros como Matadero, Hangar, Escocesa, Tabacalera, etc. que hacen convocatorias realmente rompedoras, en lo que a explotación del sector se refiere (turismo en una ciudad), pero lo veo mediocre. Pocas, por no decir cinco ciudades,  apuestan por el arte postmoderno en zonas céntricas  y  turísticas. Por lo pronto, vanguardia y muy poco contemporáneo. Las galerías subrayan que sus piezas las compran mayoritariamente personas de fuera (hablando de piezas intencionadamente comerciales). Si tengo que dar una opinión sobre el público  formado en otras carreras, diré que es pobre, diré que los museos no forman parte de su manera de hacer turismo (el círculo de gente sobre el que opino) y  ya no en pintura; en diseño, ilustración, cine, no hay , desde pequeños, una educación visual base.

PC: ¿Cuál es el artista que más te ha influenciado? ¿Por qué?

R: El artista del inicio es Warhol, por el color, los temas, los  multidisciplinares soportes, las técnicas... Después, he contado con un poco de influencia de muchos: Louise Bourgeois, Mark Rothko, Tracey Emin...

PC: ¿Qué pautas o consejos le darías a una persona novel que quiera dedicarse a cualquier disciplina artística como profesión?

R: El primer consejo que le daría a una persona que empieza es que tenga garantes de continuidad. El colchón económico  es importante, porque el material necesario es mucho. El tiempo para arrancar tiene que ser continuado, y si cursa en alguna facultad debería aprovechar todas las materias. Que tenga ganas de experimentar,  que vea, que se informe,  que pregunte, y después de unos años,  que se centre en lo que realmente le interesa. Yo estoy en medio del último consejo (risas).                              

PC: ¿Cómo ves el mundo? (Si es cierto eso de que "el artista tiene siempre una visión pesimista de las cosas", esa visión podría extrapolarse, debido a las circunstancias que estamos "obligados" a vivir, a gran parte de la ciudadanía). 

R: Mi visión ante el trabajo plástico no ha sido del todo pesimista, no me he ido de lleno con la crisis económica  en esto. De hecho,  la crisis me afecta en la búsqueda de un puesto de trabajo  fuera de mi taller que me permita ahorrar, no me corta a la hora de producir. 

Mi familia me ayuda, pero todos los meses tengo ingresos de la pintura gracias a las galerías. De todos modos, es sabido que muchos compañeros de promoción  han hecho el hatillo,  se han ido fuera y les va muy, muy bien, trabajando en empresas que no abundan aquí, ni mucho menos.

No he tocado casi nada el arte social, solo roles o estereotipos. A lo mejor pude encontrar cierta inspiración en temas relacionados con crisis personales, lo humanamente conocido y común a muchos desengaños, relaciones en general.


Imagen cedida por la artista

El texto y las imágenes publicados pertenecen a la Revista Pensamiento Crítico, que autoriza su difusión siempre que se especifique la procedencia de estos contenidos. Fotografías y actualizaciones diarias en http://www.facebook.com/Rpensamientocritico.

3 comentarios:

  1. Donde puedo ver mas de esta artista?gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes más informacion en su pagina cellobert de facebook.

      Eliminar
    2. Puede encontrar más obras en www.cellobert.blogspot.com y en facebook!

      Eliminar