Identificaciones masivas en las protestas contra la corrupción

El balance de cinco días de movilizaciones


Alejandro López de Miguel

05/02/2013

“A cada uno nos han identificado entre una y tres veces. Cuando les hemos preguntado el motivo, con esmeradísima educación y mirándolos a los ojos, de persona a persona, la respuesta ha sido nula. Cuando hemos insistido, insistido e insistido, la última respuesta ha sido, mirándonos a los ojos y en tono de vacile total: ¿Porque es domingo?” .

La denuncia corresponde a un grupo de tres jóvenes, de entre los muchos  presentes el pasado domingo 3 de febrero junto a las vallas que durante cinco días consecutivos han cortado el acceso a la calle Génova. 

“Iban cuatro o cinco maderos para dos personas, siempre el doble. Cuando otros compañeros han preguntado si iban a multarles, la respuesta ha sido: tú sabrás. Siempre con una sonrisa”.

 “Nos han identificado al salir del metro, con la excusa de que quieren llevar un control, por si alguien tira algún objeto, para tener sus datos”,  aseguran Alexandre, Carlos y David, que también preguntaron a los agentes de la UIP que les identificaron si debían esperar alguna multa: “Nos han dicho que no habrá multa, pero nos esperamos cualquier cosa”.

La policía también ha tomado los datos de Lorena y Alba en dos ocasiones, y  Rubén insiste en que ha sido identificado por “sus pintas”, para después ser avisado de que recibirá una sanción administrativa.

Los casos de Lorena, Rubén, Ana o Alexandre,  no pueden considerarse aislados; durante la concentración del pasado domingo, varias decenas de personas fueron identificadas de forma indiscriminada, en muchos casos, por el simple hecho de estar reunidas en este espacio público.

Con consignas como “el presidente es un delincuente” o la Cospedal, a Soto del Real”, en torno a un centenar de personas abandonaron la plaza de Alfonso Martínez bajo la atenta supervisión de un amplio despliegue policial, que les rodeó poco después de comenzar la marcha, empujando a los manifestantes y a los trabajadores de prensa allí congregados que intentaron salir de este cerco. Poco después, los agentes subían a sus vehículos para seguir a estos ciudadanos durante su improvisado recorrido, impidiéndoles cortar el tráfico.

Tras su paso por las calles Fuencarral y Gran Vía, en torno a medio centenar de manifestantes volvieron a ser interceptados por una treintena de agentes en la céntrica calle Preciados, donde identificaron a siete jóvenes, alguno de ellos menor de edad.

Identificaciones en calle Preciados 

Después de este incidente, gran parte de los manifestantes se dispersaron, pero una decena de ellos avanzaron hasta Sol,  junto a la estatua de Carlos III presente en el centro de la plaza, y decidieron acampar junto a la misma. Hoy, dos días después de que comenzase esta protesta, ya se han realizado varias asambleas bajo esta estatua, donde no es posible observar tiendas de campaña, pero sí cartones y sacos de dormir, con los que estos ciudadanos, en su mayoría bastante jóvenes,  se protegen de las gélidas temperaturas nocturnas.

La nueva acampada en Sol, trending topic en la red social Twitter en el día de ayer es, probablemente, el hecho más destacable de estas jornadas de protesta contra los casos de corrupción en los que presuntamente están involucrados varios miembros de la cúpula del Partido Popular pero no son ,ni mucho menos, los únicos.

Un pequeño grupo de manifestantes pasan su primera noche en Sol 

La quema de contenedores del pasado sábado día 2, o el lanzamiento de latas de cerveza vacías contra los agentes por parte de un escaso número de manifestantes los días 31 y 1 de la pasada semana, contrastaron con el carácter pacífico del conjunto de estas protestas, a las que asistieron públicos de todas las edades. Convocadas a través de las redes sociales, y contando con organizaciones como la Coordinadora 25-S como impulsoras, estas acciones reivindicativas han obligado a cortar la calle Génova durante cinco días seguidos, y han desplazado a centenares de miembros del Cuerpo Nacional de Policía.

Los agentes de la UIP, por su parte, han realizado numerosas identificaciones (en su mayoría el pasado domingo día 3), y han detenido a un reducido número de personas (como los jóvenes que intentaron colocar un plástico para guarecerse de la lluvia durante la protesta del sábado en Sol). Precisamente, la jornada del sábado fue una de las más tensas, con cargas y empujones en Gran Vía y en Sol, de donde los policías se retiraron en torno a medianoche, cuando los manifestantes decidieron celebrar una asamblea. La reunión del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, con su homóloga alemana Angela Merkel el lunes, en Berlín, ha sido señalado por algunos de los manifestantes como uno de los motivos por los que la actuación policial ha sido, según sus palabras, “más comedida” que de costumbre en este tipo de eventos, salvando algunos de los casos ya mencionados.

El hecho de que muchos de los agentes de la UIP no luciesen el correspondiente número de identificación, o los gritos y empellones a los profesionales de la prensa son otros de los detalles a destacar de estas intensas jornadas de protesta, que los medios convencionales no siempre han cubierto.

Por nuestra parte, Pensamiento Crítico continuará siguiendo de cerca estas acciones reivindicativas. Desde nuestros perfiles en Facebook y Twitter podéis acceder a imágenes e informaciones sobre estas protestas, que durante tantos días han llevado al corazón de Madrid las reivindicaciones de cientos y miles de ciudadanos


El texto y las imágenes publicados pertenecen a la Revista Pensamiento Crítico, que autoriza su difusión siempre que se especifique la procedencia de estos contenidos. Fotografías y actualizaciones diarias en http://www.facebook.com/Rpensamientocritico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario