Bienestar de todos y para todos

Ana Terroso Conejero

Número 14 - 15/04/2013

En julio del año pasado, el Gobierno hizo público el Decreto – ley del 13 de julio, de medidas contra el déficit que establece, entre otras cosas, una reforma del Sistema de Dependencia con recortes en las prestaciones y aumento del copago. A continuación, algunos de los cambios más importantes:

  • Se rebajan en un 15% las prestaciones económicas a los cuidadores familiares. Queda en manos de las comunidades autónomas la posibilidad de reducirlas hasta en un 85%.

  • Los cuidadores familiares no profesionales pierden las cotizaciones a la Seguridad Social.

  • Se amplía el plazo para que las comunidades autónomas atiendan a sus dependientes sin generar retroactividad, es decir: el dependiente  solo podrá reclamar los pagos atrasados de la prestación a la que tiene derecho si la Administración ha tardado más de dos años en pagarle.

  • Se modifica (o mejor dicho, simplifica) el sistema de reconocimiento de dependencia, pasando de seis niveles a tres: gran dependiente, dependiente severo y dependiente moderado.

  • Se pospone hasta 2015 la incorporación de nuevos usuarios de grado 1(dependientes moderados).

  • Se eliminan las compatibilidades entre servicios.

  • Se establece el copago que podrá ser hasta del 90% del precio del servicio recibido. La aportación variará en función de la renta y del patrimonio, y solo quienes tengan rentas inferiores a 532 euros al mes se verán exentos de abonar esta cantidad.

  • El sistema de financiación también varía: el Estado transfiere a las comunidades el 90% del presupuesto y el 10% restante a las que primen los servicios.

  • Se establece la hipoteca inversa: se utilizarán las viviendas de los mayores dependientes ingresados en residencia como aval, en caso de que su pensión no sea suficiente para cubrir el coste de este servicio.

  • El Gobierno rebaja en un 13% el llamado “nivel mínimo”, dinero que reciben las comunidades autónomas por cada dependiente en función de su gravedad, con lo que las comunidades recibirán 200 millones de euros menos para atender a los dependientes.

Estos son los motivos que han hecho que las personas con algún tipo de discapacidad o dependencia salgan a la calle y luchen por sus derechos. Por ello, el pasado 2 de diciembre, el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI) convocó la primera manifestación nacional en englobar a personas con discapacidad auditiva, visual, física, psíquica, sensorial e intelectual.

Manifestación en contra el cierre de los centros ocupacionales en Madrid
Foto de Madrilonia.org

Luis Cayo Pérez, presidente del Comité Español de Personas con Discapacidad, reclama que la salida de la crisis sea también la solución para el 10% de la población que padece discapacidad, (Agencia EFE, diciembre de 2012). En España, cuatro millones de personas sufren algún tipo de minusvalía.

Los recortes del Ejecutivo de Rajoy han hecho mella en las personas con algún tipo de discapacidad, que han luchado durante los últimos 30 años para que, poco a poco, la sociedad los trate como merecen: como iguales.

Desde la entrada en vigor de la Ley 13/1982 de 7 de Abril de Integración Social de los Minusválidos (LISMI), en la que se regulaba por primera vez la contratación laboral a personas con discapacidad, hasta la llegada de la Ley 49/2007 del 26 de Diciembre, en la que se establece el régimen de infracciones y sanciones en materia de igualdad de oportunidades, no discriminación y accesibilidad universal de las personas con discapacidad, se han desarrollado diversas modificaciones y mejoras en las leyes que protegen al colectivo, que hoy denuncia estar viviendo claros retrocesos en materia de sus derechos.

Los mayores problemas a los que se enfrenta el colectivo de personas con discapacidad tienen que ver con la economía y, sobre todo, con la parte social, ya que más de 2.000 puestos de trabajos sociales han desaparecido en lo que llevamos de año, reduciéndose el número de centros en los que se presta la atención necesaria para estos ciudadanos.

Una lucha constante para poder dar una vida digna a niños, adultos y ancianos que padecen alguna discapacidad leve, moderada o grave.

Por este motivo, Pensamiento Crítico ha decidido dedicar dos números consecutivos a plasmar algunos aspectos de la difícil realidad  a la que se enfrentan cuatro millones de españoles: no podemos dejar de luchar también por ellos y no olvidar que el Estado de Bienestar es de todos y para todos. 



El texto y las imágenes publicados pertenecen a la Revista Pensamiento Crítico, que autoriza su difusión siempre que se especifique la procedencia de estos contenidos. Fotografías y actualizaciones diarias en http://www.facebook.com/Rpensamientocritico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario