Desmontando la gran estafa

Capítulo 3: De Caja Madrid a Bankia

26/06/2013

Chema Castaño Risco


A partir de 2008, y como consecuencia de la crisis financiera global, la realidad de la banca ha cambiado sustancialmente, no solo dentro de nuestras fronteras. La tendencia a la fusión de entidades bancarias o cajas de ahorro -sin duda las más perjudicadas y, según algunos expertos,  culpables de la inestable situación económica de nuestro país-, ha llegado hasta sus últimas consecuencias, provocando en ocasiones la inapropiada unión de varias entidades financieras, que en su mayoría se encontraban en una pésima situación económica. Como asegura el Catedrático de Economía Financiera de la Universidad Complutense Juan Mascareñas: "La unión de dos entidades malas no da una buena".

Así, pese a los esfuerzos del Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero por mostrar la imagen de un sistema bancario seguro y resistente desde el origen de la extendida crisis, el contexto económico real mostraba una verdad incómoda para el Ejecutivo socialista y la banca en general.

Para contextualizar, explicar que las acciones preferentes no solo son comercializadas por entidades financieras, ya que también pueden ser vendidas por cualquier tipo de empresa. Con el estallido de la burbuja inmobiliaria y la consecuente caída de la banca española, las entidades financieras que comercializaron estos productos comenzaron a tener problemas, y con ellas los usuarios que invirtieron en sus acciones preferentes.

Existen muchos bancos y cajas de ahorros implicados en la trama de la comercialización masiva de estas acciones pero, sin duda, el ente más destacado es Bankia, que ha dejado más de 295.000 afectados por las preferentes. Dicha entidad, nacionalizada el 9 de mayo del 2012 por el Gobierno de Mariano Rajoy, representa el claro ejemplo de la mala praxis en la gestión financiera. Mucho se ha hablado del determinante papel de algunos altos cargos y responsables de la banca, procedentes de la primera línea de la política, que paradójicamente están siendo investigados por supuestos fraudes y posibles casos de corrupción. El de Bankia es tan solo otro ejemplo de la injerencia política sobre la gestión de cajas de ahorro, que tan a menudo se ha repetido en nuestro país. Los resultados de este vínculo político-económico saltan a la vista.

Para entender mejor esta compleja situación queremos explicar cómo se formó Bankia, y qué consecuencias tuvo la suma de los problemas que acarreaba cada una de las cajas que la formaron.

Miguel Blesa fue director de Caja Madrid desde septiembre del 1996 gracias al apoyo brindado por Jose María Aznar. Durante el periodo Blesa, la caja apostó por el crédito promotor, vinculando su gestión en gran medida al sector de la construcción. En 2009, Blesa abandona su puesto obligado por las disputas políticas que protagonizaban varios dirigentes del Partido Popular madrileño

En 2008, el deseo de acceder a la presidencia de Caja Madrid propicia una batalla de intereses entre Esperanza Aguirre -entonces presidenta de la Comunidad de Madrid que postula a Ignacio González para el puesto-, y Mariano Rajoy, que lucha para que Rodrigo Rato, antiguo ministro de Economía del Gobierno de Aznar sea el nuevo director de la entidad. Finalmente fue Rato quien desde enero del 2010 y hasta mayo del 2012 dirigió esta caja, en un bienio que estuvo caracterizado por las fusiones con otras cajas: Caja Madrid junto a Bancaja, Caja de Canarias, Caja Rioja, Caja Ávila, Caja Segovia y Caixa Laietana -todas ellas muy afectadas por su estrecha relación con el sector del ladrillo-, constituyeron "la mayor caja de España", a través de un proceso de fusión fría. Como resultado surgió el Banco Financiero y de Ahorros BFA, que creó la marca comercial Bankia en el 2011 solicitando un préstamo de 4.465 millones para afrontar los costes de integración. En un turbulento entorno motivado por la galopante crisis financiera, Bankia sacó a bolsa el 55% de sus acciones el 20 de julio del 2011. En los primeros meses sorprendió el comportamiento estable de su cotización, pues fue un verano fatídico, con fuertes caídas para las bolsas mundiales.

Poco duró la estabilidad, ya que a partir de enero del 2012 comenzó el declive de Bankia, cuando el valor de sus acciones cayó en picado. Ante esta caída, el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) prestó a BFA 4.465 millones de euros a un interés del 7,75% para sanear sus activos tóxicos. En las condiciones del préstamo, una cláusula explicaba cómo el Estado podría convertir en acciones del propio banco (Bankia) el crédito si BFA no cumplía los requisitos exigidos, hecho que se ha materializado.

Desde el Fondo Monetario Internacional (FMI) llegaron críticas y recomendaciones para que Bankia mejorase su gestión. De poco sirvieron estas advertencias pues, poco después, la auditora Deloitte se negó a avalar las cuentas de la entidad para el ejercicio del 2011, precipitándose la salida de Rodrigo Rato y la nacionalización de Bankia.

El 7 de mayo dimitió Rato -llevándose una indemnización de 1,2 millones- y su puesto lo ocupó José Ignacio Goirigolzarri, quien actualmente ostenta la dirección de la caja. Dos días después, Bankia fue nacionalizada. Con esta medida, el Estado pasó a ser el propietario del 100% del capital de BFA.

Tras la nacionalización de Bankia llegó el rescate bancario de la Unión Europea -prestamo de hasta 100.000 millones de euros para reflotar el sistema financiero español-, que dejó a los accionistas y bonistas de la "caja de ahorros más grande de españa" en una situación muy arriesgada. De los 41.865 millones que hasta la fecha ha retirado el Estado español del préstamo concedido por el Eurogrupo, Bankia ha ingresado 17.960 millones.

Lo más destacable al revisar la historia de este proceso de fusión (con resultados  desastrosos), es que en el primer trimestre del actual ejercicio económico Bankia ha obtenido 177 millones de beneficio, y se espera que finalice el año con unos 800 millones de ganancia, sin que los españoles -que están pagando el rescate- tengan la menor idea de cuál será el destino de estos beneficios.



El texto y las imágenes publicados pertenecen a la Revista Pensamiento Crítico, que autoriza su difusión siempre que se especifique la procedencia de estos contenidos. Fotografías y actualizaciones diarias en http://www.facebook.com/Rpensamientocritico

No hay comentarios:

Publicar un comentario