Desmontando la gran estafa

Capítulo 5: Arbitraje, quitas y demás artimañas

17/07/2013

Chema Castaño Risco


Manifestación de afectados por las preferentes en contra
del supuesto "arbitraje a dedo", Santiago de Compostela
Foto de atlantico.net
El pasado 15 de julio del 2013 finalizó el periodo que Bankia, la entidad con el mayor número de afectados por las acciones preferentes y participaciones  subordinadas, ofreció para acogerse al proceso de arbitraje, ampliado el 25 de junio en la última y agitada Junta General de Accionistas de la entidad que en el pasado fuese Caja Madrid. Por su parte, los arbitrajes de los otros dos bancos nacionalizados, Catalunya Banc -registró unas 14.523 solicitudes- y Novagalicia Banco, finalizaron el 12 de julio y el pasado 14 de junio respectivamente.

Según fuentes de la Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros (ADICAE), "llama la atención que en Novagalicia Banco se ha cerrado el plazo hace un mes, pero todavía no se ha publicado cuántas solicitudes se han aceptado a trámite, y a los que sí se la han aceptado, la gran mayoría todavía no saben si el laudo les va a ser favorable. En general, los datos que se facilitan en las webs de estos bancos son un tanto ambiguos y muy poco claros; vamos, que en general estos procesos de arbitraje no se caracterizan por su transparencia."

En Bankia, pasada la nueva fecha límite impuesta por la entidad, son cerca de 210.000 según el diario Público, (aunque ADICAE sitúa esta cifra en 163.239), los inversores que han aceptado este procedimiento como herramienta que les permitan recuperar sus ahorros. Al aceptar el arbitraje asumen la posibilidad de fuertes quitas, e incluso una cláusula que impide a quien se acoge a este arbitraje recurrir a la vía judicial, salga perjudicado o favorecido por el laudo. Tanto quienes han preferido no optar por el arbitraje de consumo, como aquellos que, a pesar de haberlo solicitado, aún no han recibido confirmación de que Bankia haya aceptado el arbitraje de su caso, podrán acudir a los tribunales para exigir la devolución de sus ahorros.

Es importante recordar que tan solo pueden acogerse a este arbitraje los clientes que demuestren no haber sido informados debidamente, los discapacitados, menores de edad, o los que no recibieron el test MIFID, documento que clasifica a los clientes para saber quién puede comprar productos de riesgo como las participaciones preferentes. Es decir, que el arbitraje no representará a los inversores que supieran qué producto estaban comprando y los riesgos que conllevaba adquirir este tipo de participaciones, que en época de las vacas gordas reportaban mayores ganancias que los depósitos a plazo fijo.

Es importante matizar que el proceso arbitral no interrumpe el canjeo de la inversión en estos productos financieros por acciones de la entidad bancaria en cuestión -medida aprobada por el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB)-, en ninguna de las tres entidades. El canje por estas acciones conlleva una quita que en Bankia ronda el 40% de la inversión, mientras en Catalunya Banc y Novagalicia Banco tan solo se efectuará este cargo a los ahorradores que pidan cambiar las acciones del canje por dinero, en cuyo caso se impondrá una quita del 13,8% adicional a las perdidas establecidas con anterioridad para estos productos financieros.

Centrándonos en el caso de Bankia, queremos definir quién dirige el arbitraje, quién lo supervisa y si existe libertad e independencia en un proceso que afectará a cientos de miles de personas.

Puerta de Europa, actualmente sede de
Bankia en Madrid. Foto: Luís García
A pesar de la insistencia del presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, a la hora de publicitar esta vía como un método "muy recomendable" para recuperar la inversión, los resultados obtenidos hasta la fecha no parecen respaldar este procedimiento. Según ADICAE solo un 0,22% de las solicitudes han obtenido un veredicto favorable- aunque este dato debe ser matizado, pues de momento solo se ha analizado un pequeño porcentaje de las peticiones presentadas, y la mayoría de los casos aceptados en el arbitraje por KPMG sí se han resuelto de manera favorable para los accionistas-.

Las solicitudes -enviadas por los ahorradores a través de las oficinas bancarias- son previamente estudiadas y filtradas por la consultora KPMG, la cual está directamente relacionada con la entidad bancaria, pues ya fue la asesora de Caja Madrid, por lo que en ningún caso puede ser un “observador independiente”. Pero no es la única peculiaridad que se aprecia en el arbitraje de la entidad anteriormente presidida por Rodrigo Rato, como informó el ministro de Economía, Luis de Guindos, el 12 de marzo del 2013: "En el caso de Bankia el procedimiento será más complejo, porque se trata de una entidad con presencia en todo el territorio nacional. Por eso, aquí será el Instituto Nacional de Consumo y no los autonómicos los que arbitren el procedimiento para facilitar la gestión operativa y garantizar la uniformidad de criterios en todo el país". Así pues, sabemos que el Instituto Nacional de Consumo -integrado en el Ministerio de Sanidad- será el supervisor de este proceso. Resulta cuanto menos llamativo que una entidad dependiente de Sanidad se encargue de arbitrar un proceso para el cual no está preparado, defienden asociaciones y usuarios.

Estas asociaciones y plataformas de afectados han criticado duramente estas decisiones, así como el hecho de que no se hayan publicado los requisitos de admisibilidad que Bankia (KPMG) tendrán en cuenta para incluir, o no, cada caso en el arbitraje. "¿En quién confiar la resolución del conflicto en la contratación de participaciones preferentes? ¿En un juez  neutral determinado por la ley o en un sistema de arbitraje en el que la empresa implicada escoge a quien puede participar y a quien no?", denuncia la Plataforma de Afectados por las preferentes en su página Web. También critican desde estas asociaciones la decisión de que los fondos con los que se sufraguen los gastos de los laudos provengan del Estado, y no de los fondos europeos destinados para este fin.

En principio, Bankia tiene hasta finales de año para dar respuesta a todas las solicitudes de arbitraje, en un proceso que ya se ha dilatado durante varios años, y por el que esta y otras entidades ya han sido condenadas por sus prácticas abusivas en varias ocasiones.



El texto y las imágenes publicados pertenecen a la Revista Pensamiento Crítico, que autoriza su difusión siempre que se especifique la procedencia de estos contenidos. Fotografías y actualizaciones diarias en http://www.facebook.com/Rpensamientocritico

No hay comentarios:

Publicar un comentario