Desmontando la gran estafa

Capítulo 6: El Banco de España

24/07/2013

Chema Castaño Risco


Sede y parada de metro del Banco de España en Madrid
Foto: Antonio Tajuelo
En el conflicto de intereses en que se ha convertido el escándalo de las participaciones preferentes y la deuda subordinada, existen dos bandos claramente diferenciados. Por un lado están las entidades financieras -cajas de ahorro que vendieron estos productos de riesgo- y por otro los afectados -cientos de miles de personas que, en su mayoría, aseguran haber sido engañados- que denuncian la existencia de fraudes en la comercialización de estas acciones.

En otro plano existe una entidad estatal que, desde el inicio de la emisión de las participaciones preferentes debía mediar entre banca y consumidor, asegurando y protegiendo la estabilidad del sistema financiero y de las partes implicadas: el Banco de España. Como descubrimos en el capítulo anterior de nuestro especial preferentes, existen mediadores en cualquier tipo de proceso mercantil o de reclamación –también ocurre en el caso del arbitraje de las preferentes-, que supervisan los procesos para conseguir un tratamiento justo de los casos sometidos a juicio.

Atendiendo a las actuales condiciones que sufren los preferentistas y las cajas de ahorro implicadas en estos escándalos -muchas de ellas rescatadas y algunas nacionalizadas-, podríamos pensar que el Banco de España, como banco central nacional, no respondió a su obligación de promover la estabilidad de los sistemas financieros y de pago y de los sistemas de pago nacionales, ni a la de supervisar la solvencia de los bancos y cajas, como tampoco controló el cumplimiento de la normativa específica de las entidades de crédito.

Estas son algunas de las acusaciones que han emitido distintas asociaciones de afectados por estos productos financieros, foros de economistas e incluso partidos políticos como UPyD. Miguel Ángel Fernández Ordóñez, exgobernador del Banco de España, ha asegurado que siempre se exigió a las entidades financieras el máximo rigor a la hora de comercializar las participaciones preferentes. Además, Fernández Ordóñez ha explicado que pidieron específicamente que los clientes fueran "plenamente conscientes" de los riesgos que conllevaban estas inversiones.

El exgobernador del Banco de España ha respondido por escrito a las cuestiones que el Parlamento gallego le ha formulado dentro  del proceso de investigación que analiza la gestión de las antiguas cajas de ahorro. Con este formulario, la comisión pretende esclarecer si fue correcto el papel que desempeñó el Banco de España en la comercialización de las preferentes.

Existen voces que defienden la legalidad en la venta de este producto escudándose en el aval que otorgaron el Banco de España y la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), entre ellas las de Miguel Blesa -expresidente de Caja Madrid- y Rodrigo Rato -expresidente de Bankia-. Por el contrario, Jose María Castellano -presidente de NCG Banco (Novagalicia Banco)- no duda en admitir que "se engañó a gente" a través de una mala comercialización de las participaciones preferentes.

El Banco de España, como ente regulador de la actividad financiera y económica española, ha sido acusado por distintos agentes de no actuar como debía desde el origen de la crisis, evitando pronunciarse y sancionar a las distintas entidades implicadas, que han agravado la situación con su mala gestión, llegando a requerir un rescate bancario, necesario para reflotar la hundida banca española.



El texto y las imágenes publicados pertenecen a la Revista Pensamiento Crítico, que autoriza su difusión siempre que se especifique la procedencia de estos contenidos. Fotografías y actualizaciones diarias en http://www.facebook.com/Rpensamientocritico

No hay comentarios:

Publicar un comentario