Desmontando la gran estafa

Capítulo 7: La postura política de los grandes partidos


01/08/2013

Chema Castaño Risco


Llevamos varios capítulos de nuestro especial sobre participaciones preferentes mostrando las partes implicadas en el conflicto derivado de la comercialización de estos productos financieros. Resulta imposible -y sería un error- omitir a los partidos políticos de este reparto, pues son agentes que desde el origen de los problemas con la banca -incluso antes, cuando "España iba bien"- han permitido y auspiciado con sus gestiones políticas ciertas prácticas de algunas entidades bancarias, que más tarde han demostrado su insolvencia fruto de la mala praxis.

Es por ello que queremos repasar las reacciones de las principales fuerzas políticas ante la crisis de las preferentes. Si bien la mayoría de los partidos políticos se han posicionado del lado de los afectados, independientemente de su color político, sí han existido maniobras con matices ambiguos, que han avivado las críticas de los afectados.

Partidos como UPyD (Unión Progreso y Democracia), el Partido Socialista, Izquierda Unida o el BNG (Bloque Nacionalista Gallego) han presentado querellas -o procedimientos judiciales similares- a través de distintos medios contra las entidades y los responsables de la emisión y la comercialización de las participaciones preferentes y la deuda subordinada. Aunque también hay que mencionar los acuerdos que alcanzaron los dos partidos mayoritarios (PP y PSOE), de los cuales se desprenden los procesos de arbitraje y las quitas.

Es verdad que este tema genera una importante influencia sobre la opinión pública, con lo que las formaciones políticas -conscientes de este hecho- mueven sus fichas en un tablero de límites poco definidos y con actores sujetos a intereses, en unos casos políticos y en otros personales, pero siempre relacionados con la cuestión económica.

Los pequeños inversores -que en muchos casos no tienen claro a quién dirigirse- cargan indistintamente contra los gobernantes que permitieron la comercialización de un producto que no les fue debidamente explicado y contra los políticos que aún consienten, mediante la ausencia de condena o castigo, que haya ocurrido. Muchos preferentistas, en contacto directo con políticos de cualquier signo, exigen que se depuren responsabilidades para aclarar quiénes han propiciado con sus malas gestiones la caída de la banca española.

Es un hecho contrastado que las antiguas cajas de ahorro eran conscientes de la debilidad de su estructura y del creciente riesgo que, una vez estalló la crisis, se plasmó en la falta de fluidez y en la ausencia de crédito. Otro dato importante que crispa los ánimos de los clientes afectados por las preferentes es la evidente y decisiva ingerencia política en estas entidades, nacionalizadas o no, que han sufrido el mayor descalabro de la historia financiera española.

Se permitió, desde muchos sectores con potestad para parar esta operación financiera de riesgo, la comercialización de un producto poco indicado teniendo en cuenta la coyuntura económica y las expectativas que los expertos anunciaban –por no mencionar lo inadecuado que resultaba el público al que se vendieron estas acciones-. En ese momento, ¿qué hicieron los gobernantes y los políticos que se encontraban en la oposición?¿Actúan los partidos políticos sujetos a intereses que prevalecen sobre la Justicia y el bienestar de la ciudadanía?¿Existe una solidaridad real que motive las acciones y directrices políticas de los grupos parlamentarios?


El texto y las imágenes publicados pertenecen a la Revista Pensamiento Crítico, que autoriza su difusión siempre que se especifique la procedencia de estos contenidos. Fotografías y actualizaciones diarias en http://www.facebook.com/Rpensamientocritico

No hay comentarios:

Publicar un comentario