Al fisco por la escuadra

Chema Castaño Risco


Número 26 - 16/10/2013

Escudo de los clubes más famosos en la liga española
foto de 20minutos
"¿Crisis?, ¿qué crisis?" Esto deben preguntarse los consejos ejecutivos de los grandes clubes de futbol internacionales (teniendo en cuenta las astronómicas cifras de dinero que manejan). Temporada tras temporada vemos superados los récords de inversión -que ascienden a millones de euros- por parte de estas macro-entidades deportivas para fichar jugadores -que en ocasiones no rinden el resultado esperado- quienes parecen ser más productos de marketing que futbolistas profesionales. El ejemplo del fichaje más caro de la historia del futbol hasta el momento, el del centrocampista inglés Gareth Bale que el Real Madrid adquirió este verano por 100 millones de euros, es la punta del iceberg de un mercado que parece escapar de la austeridad que envuelve cualquier actividad económica-financiera en la actualidad.

No es el único dato que demuestra las enormes sumas de dinero que mueve el mercado futbolístico; los derechos audiovisuales y los patrocinios de marcas, tanto a clubes como a estrellas del balón como Cristiano Ronaldo o Messi -acusado por defraudar a Hacienda 4,1 millones de euros-, también suponen enormes beneficios que se concentran en las manos de unos pocos. Sin ir más lejos, el pasado año, Real Madrid y Fútbol Club Barcelona han vuelto a consolidarse, respectivamente, como los dos clubes que más beneficio han conseguido en la temporada 2012-2013 a nivel mundial. El Real Madrid, que por sexto año consecutivo ostenta esta cualidad, ha sido la primera entidad deportiva del mundo en superar los 521 millones de euros en ingresos.
 
Midiendo estas cifras podríamos pensar que la salud de los clubes de fútbol de nuestro país es envidiable, pero nada más allá de la realidad. Según destapó el Ejecutivo de Mariano Rajoy el pasado julio, coincidiendo con el final de La Liga 2012-2013 -también patrocinada por una conocida entidad bancaria- , la deuda con Hacienda de los equipos de fútbol constituidos como Sociedad Anónima Deportiva (SAD) alcanza los 663,876, de los que más de 500 millones corresponden a los equipos de primera división. Es importante mencionar que en estas cifras no están incluidos los débitos de los clubes que no tienen esta naturaleza fiscal, es decir, Real Madrid, Fútbol Club Barcelona, Atlethic de Bilbao y Osasuna. El Gobierno no facilitó las cantidades que estas instituciones adeudan con el fisco debido a la posibilidad de vulnerar la confidencialidad que impone el ordenamiento jurídico. El Ministerio de Educación, Cultura y Deportes aseguró que trabajaría para reducir las deudas de los clubes de fútbol profesionales con la Agencia Tributaria, porque consideraba que la situación era preocupante.

Pero a día de hoy continuamos sin saber cuánto deben al Estado las dos empresas deportivas más grandes del mundo (Real Madrid y Fútbol Club Barcelona), y tampoco se atisban soluciones para frenar la incipiente deuda que el fútbol profesional genera en nuestra sociedad. Tampoco ayuda el papel que los medios de comunicación cumplen en este gran teatro, cada vez más especializados en generar una información llena de matices e intereses políticos y que día a día se desvía más de lo deportivo.


Después de este superficial análisis de la situación del fútbol en nuestro país es necesario sopesar si realmente estamos hablando de un deporte, o más bien de un mercado -con enormes beneficios económicos- que fagocitó hace tiempo el carácter puro que debería caracterizar al "deporte rey". 


El texto y las imágenes publicados pertenecen a la Revista Pensamiento Crítico, que autoriza su difusión siempre que se especifique la procedencia de estos contenidos. Fotografías y actualizaciones diarias en http://www.facebook.com/Rpensamientocritico

No hay comentarios:

Publicar un comentario