AMUS, volando alto

Verónica Pintiado Jimeno


Número 25 - 03/08/2013

La preservación de la naturaleza es una labor en manos de todos, que ocupa a determinadas entidades y organizaciones -altruistas en muchos casos- y que funcionan gracias al sacrificio de muchas personas conscientes de la importancia que tiene su trabajo. Las subvenciones gubernamentales destinadas a programas para la conservación de hábitats y especies son cada vez más escasas -debido a la actual coyuntura económica- con lo que estas organizaciones ecologistas tienen que idear nuevas formas de financiación. Las donaciones privadas, la formación de profesionales, el apadrinamiento de aves y la colaboración con algunos ayuntamientos son las formas de supervivencia de estas ONG's.

Foto cedida por AMUS
En la provincia de Badajoz, desde hace  18 años, la ONG Acción por el Mundo Salvaje (AMUS), desarrolla una importante labor de auxilio, asistencia sanitaria y rehabilitación de áreas mediante su Centro de Recuperación de Fauna Salvaje localizado en Villafranca de los barros.  En Pensamiento Crítico hemos conseguido hablar con la organización para conocer, entre otras cosas, cómo afrontan los proyectos que tienen en marcha actualmente.

PC: ¿Cuándo y con qué propósito nace AMUS?

En 1995 se funda AMUS (Acción por el Mundo Salvaje), que centra sus acciones en la conservación de la fauna salvaje y de manera paralela, en la búsqueda y aplicación de estrategias que aseguren la integridad de los hábitats que estas especies requieren para vivir. Para ello cuentan con la base logística y pluridimensional que ofrece su hospital para especies silvestres exclusivamente pertenecientes a la fauna ibérica. Esta asociación surgió en respuesta a un gran vacío en la asistencia sanitaria de animales salvajes en Extremadura, una de las regiones con mayor biodiversidad del país.

AMUS -que opera en toda la provincia pacense-, se ha convertido en una manera de “hacer conservación”. Su gestión, independiente y profesionalizada, persigue la recuperación de la fauna y la incorporación de dichas especies al medio natural. Para conseguir este fin, los activistas de esta ONG desarrollan  programas de cría y en cautividad y rehabilitación de especies amenazadas, talleres de formación para todos los agentes y sectores implicados y por supuesto campañas de sensibilización social.

El Centro de Recuperación de Fauna Salvaje es la muestra de lo que esta organización ha conseguido en sus 18 años de historia. Este hospital para animales -moderno y cuidado- está centrado en la conservación, investigación y educación; señas de identidad que lo han convertido en una de las más serias apuestas nacionales en beneficio de la fauna salvaje inhabilitada.

PC: ¿Cuáles son las etapas asistenciales que ofrece AMUS, desde la recogida a la puesta en libertad de un animal?

El hospital de AMUS, organizado según departamentos o áreas, orienta sus funciones en la recogida, asistencia médica y posterior liberación de ejemplares de todos los grupos zoológicos -aves, mamíferos y reptiles-.  El peso mayor se lo otorga a las aves, por su notorio número de ingresos (sobre el 88%). La organización del hospital está supeditada a un órgano de dirección- administración  con las siguientes áreas o servicios:

1.- Servicio de recogida de animales salvajes heridos.

Equipo formado por dos personas provistas de dos vehículos y todo el equipamiento necesario ligado a captura, contención, manejo y transporte de animales salvajes. El servicio
es permanente y está en constante coordinación con el servicio o unidad de hospitalización, es decir con los veterinarios del centro ubicado en Villafranca de los Barros. Es entre los meses de mayo  a septiembre cuando más capturas se realizan, en un día de junio o julio -época del año más activa- podemos tener del orden de treinta notificaciones de recogidas y recorrer, entre los dos vehículos, más de 1300 kilómetros.

Foto cedida por AMUS
2.- Servicio de hospitalización.

Es un equipo formado por veterinarios, auxiliares y personal adscrito a convenios con universidades que suelen ser estudiantes  que cursan cuarto o quinto de veterinaria. Este departamento dispone de toda la infraestructura y el equipamiento que le permite evaluar, diagnosticar, instaurar tratamientos, abordar cirugías o realizar necropsias y todo lo relacionado con cuestiones médicas. Los principales factores de ingresos son originados por colisiones, electrocuciones, trampas, disparos... Por ello, la rama traumatológica es una de las grandes especializaciones de este hospital.

Este grupo de trabajo junto a la asistencia de los ingresos también cuidan los ejemplares que forman los programas de cría de especies nacidas en cautividad, sin dejar de lado los proyectos de investigación (análisis de patologías o estudios genéticos, de toxicología, embriología…) sujetos todos ellos a diferentes frentes o líneas abiertas en colaboración con expertos, laboratorios y otros centros de investigación.

3.- Servicio de cría y reproducción:

Una de las apuestas fuertes de AMUS desde sus inicios fue la cría en cautividad como medida de apoyo y fortalecimiento de poblaciones de especies fragmentadas o debilitadas. Se comenzó con el Aguilucho cenizo en el año 95, pero actualmente esta labor se extiende a especies de rapaces -diurnas y nocturnas- como pueden ser el Águila perdicera, el Águila real o el Buitre negro. Muchos de los ejemplares nacidos en el Centro de Recuperación de Fauna Salvaje sirven para repoblar hábitats adscritos a proyectos internacionales de protección y conservación.

Foto cedida por AMUS

4.- Servicio de rehabilitación y liberación

Este grupo, encargado de la corrección de disfunciones anatómico-musculares y de conducta en algunas ocasiones, emplea técnicas de fisioterapia y musculación en campo abierto, proceso intensivo puede durar varios meses.

La suelta de animales y la preparación previa necesaria es una de las acciones más apasionantes de este departamento. Los animales jóvenes (o los que han sido criados en el centro) no pueden soltarse directamente, requieren de un proceso de aclimatación a sus nuevas casas. Para esto es necesario construir instalaciones especiales -denominadas hackings- en los mismos lugares donde van a ser liberadas las especies. AMUS dispone de una amplia red de estas infraestructuras en fincas privadas de espacios protegidos de Extremadura.

Foto cedida por AMUS
5.-  Servicio de mantenimiento

6.- Servicio de relaciones públicas y proyección social

Departamento que gestiona y muestra la imagen de AMUS al exterior mediante redes sociales como facebook, twitter o el blog. Este equipo cubre las necesidades de difusión de noticias en medios de comunicación y atienden a publicaciones en revistas.

Los miembros de este departamento también organizan y guían las visitas que los interesados realizan al hospital cada quince días. Incluso se encargan de emprender campañas específicas de captación de fondos mediante proyectos de crowfundig o solicitudes para distintos tipos de convocatoria. Asi como de gestionar la tienda con productos y artículos de regalo.

PC: ¿Con qué porcentaje de éxito contáis en la rehabilitación y en la liberación de especies?¿Qué sucede con las aves que no pueden devolverse al medio natural?

En esta compleja labor se trabaja con posibilidades de éxito muy reducidas, en primer lugar, porque la mayoría de los animales que ingresan lo hacen con pronósticos muy graves y en segundo lugar y quizás el más importante, es que en AMUS trabajamos (operamos, curamos, alimentamos...) para reintegrar especies con total garantía en la  Naturaleza. Nuestro hospital no es -si nos permitís la expresión- un “aparcabichos”, la razón primera y última de nuestro centro de recuperación es la necesidad de devolver cualquier animal a su hábitat en el menor tiempo posible. Por ello se trabaja muy duro en mejorar la celeridad y la eficiencia, factores decisivos que reducen el agravante del tiempo y condicionan la recuperación.

Anualmente 800.000 animales ingresan en el  hospital de AMUS. El índice de liberación oscila entre un 55% y 60% que a bote pronto, puede parecer un porcentaje muy bajo pero podemos asegurar que no lo es, de hecho conseguimos muy buenas cifras, teniendo en cuenta todas las connotaciones anteriores explicadas.

Una parte de ese porcentaje de animales irrecuperables son empleados en los programas de cría en cautividad, y pasan a desarrollar una función muy importante criando o adoptando pollos. Por desgracia, y debido a las infraestructuras, existe un límite de aves que pueden ser alojadas y dignamente mantenidas. 

La opción de la eutanasia se decide a fecha de hoy en AMUS por criterios puramente técnicos, esperando hasta la última posibilidad antes de declinarnos por ella.

PC: Por último nos interesa saber cómo conseguís la financiación para apoyar los diferentes proyectos que desarrolláis.

Aunque las líneas de financiación son muy variadas, desde hace pocos años la aportación privada ha cobrado una importancia decisiva para nuestra subsistencia. De hecho en la actualidad el dinero público es bastante testimonial en el funcionamiento de toda la organización. Acciones, campañas, proyectos y programas son respaldados económicamente por entidades principalmente privadas y por aportaciones de personas concretas. Uno de los grandes recursos es la formación que brindamos, las donaciones privadas y los apadrinamientos de los animales del hospital. La viabilidad de nuestra importante labor social depende en gran medida de la respuesta y apoyo de la sociedad.

Que existen personas que trabajan por los demás (y otras que colaboran con estos), es una evidencia que desde Pensamiento Crítico tratamos de mostrar en muchos de nuestros artículos. Consideramos que entidades como AMUS son dignos ejemplos del trabajo imperceptible que muchas personas realizan a diario para conseguir que este mundo sea un lugar más justo.

Foto cedida por AMUS


El texto y las imágenes publicados pertenecen a la Revista Pensamiento Crítico, que autoriza su difusión siempre que se especifique la procedencia de estos contenidos. Fotografías y actualizaciones diarias en http://www.facebook.com/Rpensamientocritico

No hay comentarios:

Publicar un comentario