Educación Pública, Universal y Gratuita

Chema Castaño Risco


Número 25 - 02/10/2013

Los continuos recortes del sector público, tanto en Sanidad, como en Educación, Cultura o Prestaciones Sociales están motivando una nueva forma de solidaridad en nuestra sociedad. Las iniciativas para contrarrestar las políticas de austeridad impuestas por el Gobierno de Mariano Rajoy -y auspiciadas por la Troika (sociedad que forman el Fondo Monetario Internacional, el Banco Central Europeo y la Comisión Europea)-, parecen motivar los valores universales más puros que puede desprender el ser humano.

En el caso de la Educación, sector en el que nos centraremos en este artículo, existen distintas alternativas y acciones que están cogiendo fuerza ante la difícil coyuntura generada por la crisis económica global. España es uno de los diez países de la Unión Europea con mayores tasas universitarias y con peores sistemas de becas, resultado de las continuas reformas educativas que se han sucedido a lo largo de la historia de nuestra Democracia. 


Según indica un estudio realizado por el Instituto de Estudios Económicos (IEE) el gasto medio de un alumno universitario en España es de 10.000 euros por curso, gasto sufragado por el estado y por el propio estudiante. Ante las crecientes trabas para acceder a una educación pública, cada vez menos universal y menos gratuita, el mecenazgo es una técnica que intenta corregir la tendencia negativa a la hora de que determinados alumnos -en condiciones económicas complicadas-  puedan acceder a la universidad. Si bien el Gobierno del PP tiene pensado contemplar este tipo de financiación de estudios en la Ley de Mecenazgo (que el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte pretende aprobar antes del 2014), estas ayudas serían directas de entidades privadas a las universidades, con el fin de complementar la inversión del Estado en las instituciones públicas de enseñanza, que representa el 80% del total.


Sin embargo se han dado casos de ciudadanos anónimos que han subvencionado las matrículas de estudiantes sin becas. Así lo corroboró Adelaida de la Calle, rectora de la Universidad de Málaga (UMA) y presidenta de la Confederación e Rectores Universitarios Españoles (CRUE), en una entrevista a EuropaPress. En respuesta a estas acciones solidarias Aratz Castro -portavoz de la Coordinadora de Representantes de Estudiantes de las Universidades Públicas (Creup)-, denunció en una entrevista a la agencia EFE, que este tipo de iniciativas solidarias son necesarias, pero que no pueden nunca sustituir al sistema público de becas.


Precisamente hoy hemos sabido que el Tribunal Supremo ha admitido a trámite el recurso de Comisiones Obreras contra el nuevo plan de becas, interpuesto por considerar que este sistema vulnera la igualdad de oportunidades, derecho recogido en el artículo 14 de la Constitución Española. 


Es curiosa la tendencia que el sistema educativo español que cada vez alberga en su red más centros privados, en detrimento de la enseñanza pública. Un ejemplo, en la Comunidad de Madrid, y de forma inédita en nuestro país, más del 50% de los centros de enseñanza son de naturaleza privada, aunque la mayoría de los alumnos de esta autonomía estudian en centros públicos.


Parece que ya no basta con heredar los libros de antiguos alumnos como siempre se ha hecho para ayudar a la economía doméstica, pues el problema ahora reside en la dificultad de poder pagar unas matrículas abusivas y en la utopía de recibir las escasas ayudas estatales para sufragar los gastos de los estudiantes. Quizá también nos están invitando a salir fuera de nuestras fronteras para estudiar.



El texto y las imágenes publicados pertenecen a la Revista Pensamiento Crítico, que autoriza su difusión siempre que se especifique la procedencia de estos contenidos. Fotografías y actualizaciones diarias en http://www.facebook.com/Rpensamientocritico

No hay comentarios:

Publicar un comentario