Por su seguridad le estamos grabando; INDECT, los ojos y oídos de la UE

La Unión Europea ha desarrollado un sistema que puede monitorizar espacios públicos, anticiparse a la comisión de delitos y rastrear las redes en busca de indicios de criminalidad


A. Rosebud

27/03/2014

La Unión Europea lleva desde el pasado 2009 desarrollando el proyecto INDECT: una potente herramienta teóricamente en periodo de pruebas, capaz de monitorizar espacios públicos y preparada para rastrear la red de redes en busca del menor indicio de criminalidad.


A la derecha, primer logo de INDECT, que emula claramente un ojo. A la izquierda, la versión actual, más discreta.

INDECT ha generado mecanismos para luchar contra la pornografía infantil y otros comportamientos delictivos, pero también para rastrear determinadas informaciones por internet, y ha supuesto el desarrollo de sistemas capaces de anticipar teóricamente la comisión de delitos, en base al análisis de comportamientos en espacios públicos. Correr, gritar o sentarse en la vía pública son algunos de los comportamientos que llaman la atención del sistema, que pasa a ser supervisado por un ser humano, encargado de evaluar la situación y juzgar las posibles medidas a tomar (enviar a la Policía, buscar más información de quienes han alertado al sistema gracias al reconocimiento facial por sus datos biométricos, etc).

La Universidad Carlos III de Madrid es una de las 9 instituciones que participan en su desarrollo. Los mismos centros que teóricamente prueban INDECT, en zonas controladas y con el consentimiento de quienes se ven afectados por su funcionamiento. Sin embargo, ni los investigadores han querido hablar sobre este proyecto, ni los máximos coordinadores del mismo, en Polonia, han dado datos sobre dónde se prueba, o qué países pretenden implantarlo.

Tampoco está muy clara la función del llamado comité ético que debería supervisar INDECT, cuyas conclusiones no son de obligado cumplimiento para los desarrolladores del proyecto, ni son compartidas con la opinión pública. 

La misma opinión pública que desconoce en nuestro país la existencia de este proyecto. La prensa anglosajona dio la voz de alarma con el artículo más serio sobre la materia. La alemana vertió otras críticas junto a la francesa, alertando del peligro que suponía este mecanismo para la privacidad de los ciudadanos. Pero la española apenas se ha inmutado. Un artículo en El País, un reportaje en Cuarto Milenio -que no despejaba ninguna incógnita- y nada más. INDECT es un secreto, a pesar de estar publicados en internet varios dosieres al respecto: miles de páginas que divagan sobre aspectos teóricos y técnicos, cuando el foco de interés está en otro punto.

En el marco del programa de inversiones FP7 de la UE (2009-2013) hay una pequeña partida de poco más de 11 millones de euros destinada a INDECT. Pero también hay una parte de su desarrollo costeada por empresas privadas con intereses en el mundo de las telecomunicaciones. Y eso, por no hablar de la larga lista de proyectos incluidos en este marco de investigación: De INDECT a SAMURAI, decenas de los programas que figuran en la lista están directa o indirectamente relacionados con INDECT

INDECT, “Sistema inteligente de información que apoya la observación, búsqueda y detección para la seguridad de los ciudadanos en entorno urbano”,-según sus siglas- es solo la punta del iceberg, uno más de los programas relacionados con la biometría (estudio de métodos para el reconocimiento de humanos basado en rasgos físicos intrínsecos), o con el análisis de secuencias de vídeo, materias evidentemente relacionadas con INDECT, que pueden servir como pistas para conocer la dirección que seguirá la UE en los próximos años en lo que a seguridad y defensa se refiere. 

En un mundo en el que se conocen la existencia de la NSA, Echelon o el español Sitel, y en el que la lucha contra el crimen es en ocasiones utilizada como justificación para reducir paso a paso las libertades individuales, ¿cómo comprobar que la tecnología no se utiliza de manera contraria a la ética? ¿Cómo evitar que instituciones y empresas recolecten datos personales? ¿Cómo evitar que vulneren nuestra privacidad?.

Ésta es la página oficial de INDECT, donde es posible encontrar toda la información, excepto la obtenida durante nuestras entrevistas con los coordinadores del proyecto o la Comisión Europea. Según estos agentes, INDECT es  sólo eso: un proyecto. Aunque los países encargados de su desarrollo puedan seguir mejorándolo, implementándolo, instalándolo. Si algo hemos aprendido sobre las revelaciones de Edward Snowden, SITEL y otras herramientas con las que cuentan gobiernos y particulares, es que en estas materias, la realidad supera a la ficción. INDECT no es la excepción a la norma.


Un texto elaborado con las informaciones recopiladas por Chema Castaño, Borja Pulido, Carmen Reja, Sofía López y Mónica González.

El texto y las imágenes publicados pertenecen a la Revista Pensamiento Crítico, que autoriza su difusión siempre que se especifique la procedencia de estos contenidos. Fotografías y actualizaciones diarias en http://www.facebook.com/Rpensamientocritico

No hay comentarios:

Publicar un comentario